Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Desayuno en Tiffany`s. Truman Capote

Desayuno en Tiffany's (1958) es una nouvelle (novela corta) cautivadora, de una calidad literaria excepcional.

Han pasado 50 años (1961) desde que se rodó y estrenó Breakfast at Tiffany’s  —en español, Desayuno con diamantes— basada en la novela de Truman Capote y protagonizada por Audrey Hepburn y George Peppard. Para conmemorar el evento la Editorial Anagrama ha publicado una nueva edición del libro que inspiró el exitoso film norteamericano.

Desayuno en Tiffany’s (1958) es una nouvelle (novela corta) cautivadora, de una calidad literaria excepcional. Descripciones breves, diálogos frescos, ágiles, espontáneos y fluidos que narran la historia de Holly Golightly, una cautivadora mujer que vive en un barrio acomodado de Nueva York  junto a un gato sin nombre -símbolo de la ausencia de raíces-, rodeada de hombres adinerados, diplomáticos, aspirantes a estrellas de Hollywood y cazafortunas que suelen asistir a sus fiestas.

Tras esa apariencia de frivolidad y despreocupación Holly esconde un alma herida, un corazón solitario que busca su lugar en el mundo. Una deliciosa mujer, encantadora y alocada que vive en un eterno presente absolutamente desordenado, tratando de ahogar sus debilidades y tristezas en fiestas, lujos y un ficticio glamour que vela su origen incierto y su tumultuosa infancia. La verdadera Holly es Lulamae Barnes, una chica sureña abandonada a su suerte que solo quiere escapar de la jaula y encontrar ese lugar donde no puede ocurrirle nada malo y dejar de sentir miedo. El narrador de la vida de Holly es su vecino y amigo Paul. Otro corazón herido y solitario, un soñador aspirante a escritor atrapado igualmente en un lugar que no le corresponde donde tampoco es feliz.

No quiero poseer nada hasta que encuentre un lugar donde yo esté en mi lugar y las cosas estén en el suyo. Todavía no estoy segura de dónde está ese lugar. ─Pero sé qué aspecto tiene.─ Sonrió y dejó caer el gato al suelo. ─Es como Tiffany’s ─dijo─. Y no creas que me muero por las joyas. Los diamantes sí. Pero llevar diamantes sin haber cumplido los cuarenta en una horterada; y entonces todavía resulta peligroso. Sólo quedan bien cuando los llevan mujeres verdaderamente viejas. María Ouspenskaya. Arrugas y huesos, canas y diamantes: me muero de ganas de que llegue ese momento. Pero no es eso lo que me vuelve loca en Tiffany’s… Oye, ¿sabes esos días en los que te viene la malea?

─ ¿Algo así como cuando sientes morriña?

─ No, no, la morriña te viene porque has engordado o porque llueve durante muchos días seguidos. Te quedas triste, pero nada más. Pero la malea es horrible. Te entra miedo y te pones a sudar horrores, pero no sabes de qué tienes miedo. Sólo que va a pasar alguna cosa mala, pero no sabes cuál. ¿Has tenido esa sensación?

─ Muy a menudo. Hay quienes lo llaman angst(1).

─ De acuerdo. Angst. Pero, ¿cómo le pones remedio?

─ No sé, a veces ayuda una copa.

─ Ya lo he probado. También he probado con aspirinas. Rusty opina que tendría que fumar marihuana, y lo hice una temporada, pero sólo me entra la risa tonta. He comprobado que lo mejor que me sienta es tomar un taxi e ir a Tiffany’s. Me calma de golpe, ese silencio, esa atmósfera tan arrogante; en un sitio así no podría ocurrirte nada malo, sería imposible, en medio de esos hombres con los trajes tan elegantes y ese encantador aroma a plata y a billetero de cocodrilo. Si encontrara un lugar en la vida real donde me sintiera como me siento en Tiffany’s, me compraría unos cuantos muebles y le pondría nombre al gato.

De la misma forma que sus personajes, Truman Capote(2) es un hombre solitario y melancólico que esconde una infancia carente de afecto y seguridad tras  una máscara de desórdenes, escándalos y actitudes socialmente incorrectas.

NOTA. La película es una versión libre de la novela: aunque el fondo es parecido, hay escenas diferentes, la personalidad de Holly se suaviza y el final es muy distinto. Por ello, aunque seguramente habéis visto la película, os recomiendo la lectura del libro. Es delicioso, se lee en una hora, invita a reflexionar y, eso sí, deja un cierto sabor agridulce y una sonrisa pensativa.

(1) Urban Dictionary: angst
(2)
El corazón herido. Truman Capote y la invención de la tristeza – Monografias.com

Reina, 12 de agosto de 2011

2 Responses to Desayuno en Tiffany`s. Truman Capote

  1. Pero ¿cómo me había perdido esta entrada?. Imperdonable. “Desayuno con diamantes” es inolvidable, tanto en cine como en literatura. Besos y feliz cálido verano.

    • Reina says:

      jejeje!!! Siempre fue una de mis películas favoritas, pero no había leído la novela. Vale la pena, la verdad. Y los otros tres relatos también.

      Besos, Marcos 😉

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano

Recomendado

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Camille Claudel, la escultora maldita.

Camille Claudel, la hermana de Paul Claudel, la amante musa de Rodin. Por eso se la recuerda en la historia. No porque fuera la mejor escultora de su tiempo.

Ana M. Serrano

De madres e hijas.

A Cecilia Bölh de Faber lo de escribir le venía de serie. Francisca Larrea, su madre, tradujo a Lord Byron y a Mary Wollstonecraft.

Ana M. Serrano