Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Lucia Joyce

Hubo un tiempo en el que ser mujer y pensar por una misma tenía efectos devastadores. Entre la incomprensión y el exilio social que a más de una le arrastró al suicidio, la consecuencia casi siempre inmediata era acabar confinada en un psiquiátrico. Le sucedió a Camille Claudel, años después a Zelda Sayre Fitzgerald. Casi en la misma época, Lucia Joyce sufrió idénticos encierros y similares periplos médicos. Su padre la llamó la “maravilla salvaje”. Para el resto de su familia sólo era una perturbada, bizca, problemática, que arruinó la salud y las finanzas de su progenitor con sus extravagancias y arrebatos. Sin embargo, la historia no siempre se ajusta a lo que nos han contado.

En el año 2003, Carol Loeb Shloss publicó una estupenda biografía de Lucia Joyce —Lucia Joyce: To Dance in the Wake— que cuestionaba hasta la saciedad la imagen proyectada hasta entonces. No sólo fue una extraordinaria artista, sino un factor determinante en el proceso creativo de su padre. La polémica no tardó en embarrar todas las investigaciones de la autora, sistemáticamente boicoteadas por Stephen Joyce. El nieto del escritor y sobrino de Lucia, erigido como guardián del legado familiar, quemó cartas y documentos y puso a Shloss todas las trabas del mundo, enfrascándose en numerosas batallas legales para impedir que ella y otros estudiosos literarios se entrometieran en la privacidad de su familia, especialmente en los misterios de Lucia.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín. Cuando cumplió 7 años había pasado por cinco domicilios distintos, su educación se había interrumpido otras tantas veces y los conflictos con su madre comenzaban a gestarse. Ya adolescente empezó a estudiar danza en París con Raymond Duncan, el hermano de Isadora. Su madre se opuso firmemente a tal dedicación. Siempre quiso ser artista y jamás le faltaron cualidades. “Cuando sus dotes para la danza rítmica alcancen su plenitud, James Joyce tal vez sea conocido como el padre de Lucia”, escribía un reportero parisino. Fue el entorno —de un lado hostil, de otro excesivamente brillante— el que desencadenó gran parte de sus altibajos anímicos.

El hostil está claro: la animadversión y los celos que generaba entre sus dos seres más cercanos: su madre y su hermano Giorgio. El brillante, también. Ser la hija de un tipo como James Joyce y crecer entre los destellos de una genialidad reconocida en vida no debía facilitar la proyección de su propio esplendor intelectual. Si a ello se une la elección de amantes insignes como Samuel Beckett —el amor de su vida— o Calder en un mundo patriarcal, el cóctel de autodestrucción estaba servido. Claro que una no escoge de quien se enamora. Y las almas sensibles y libres suelen decantarse por el elemento equivocado.

El primer internamiento prolongado de Lucia tuvo lugar en el hospital Les Rives de Prangins, en Suiza. Fue a raíz de una crisis provocada por el rechazo de Beckett, el primer paso hacia un abismo del que James Joyce intentaba rescatarla. Infructuosamente, pues su muerte prematura condujo a Lucia al infierno del psicoanálisis, los tratamientos salvajes y el abandono de su familia.

El caso es que entre unos y otros asfixiaron todas sus aspiraciones artísticas. La obligaron a vivir al margen de su creatividad, le impidieron seguir el camino que le marcaba su talento. Tampoco la época facilitaba a las mujeres conseguir la independencia económica, imprescindible (ya lo decía Virginia Woolf) para desarrollar todo su potencial. Hoy, y aunque a sus historias sólo les une la muerte, comparte espacio con Violet Gibson —la aristócrata irlandesa que intentó asesinar a Mussolini— en el cementerio del hospital psiquiátrico de St. Andrew´s, en Northampton (Inglaterra), donde pasó los últimos cuarenta años de su vida.

Hace unos meses, y pese a los esfuerzos del pirómano Joyce por mantener en secreto la historia de su tía, Annabel Abbs volvió al ataque con una novela, La hija de Joyce. Un texto que insiste en destacar el influjo de la hija en la obra del padre, el empeño de su entorno por sofocar los impulsos artísticos y la creatividad de Lucia Joyce a base de encierros y tratamientos psiquiátricos destinados a frenar su “ataques de rabia”. Porque a Lucia le llovían las puñaladas por la espalda. Sin anestesia y con el café a medias, la niña Joyce rodó por el lodazal de la envidia, chapoteó entre rechazos excéntricos (o no tanto) de una época compleja y una familia de esas que hoy, fruto del eufemismo y lo políticamente correcto, llamaríamos disfuncional.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Los dos pecados mortales de Clara Campoamor.

“¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?” Clara Campoamor. Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. 1 de octubre de 1931.

Ana M. Serrano

Lygia Clark, el arte como terapia y liberación.

Entre la figuración, la abstracción y el arte terapéutico. En esas coordenadas estéticas se mueve la brasileña Lygia Clark, una de la principales figuras del Neoconcretismo del siglo XX.

Ana M. Serrano

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano

Mujeres en la historia

Los dos pecados mortales de Clara Campoamor.

“¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?” Clara Campoamor. Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. 1 de octubre de 1931.

Ana M. Serrano

El objetivismo individualista de Ayn Rand.

A Ayn Rand la han llamado sectaria, racista, dogmática, antifeminista, radical… Eso en los días buenos. Sin embargo, ella no estaba dispuesta a hacer la más mínima concesión. Inmolarse en el altar de lo colectivo no entraba en sus planes de vida.

Ana M. Serrano

Olympe de Gouges, la revolucionaria decapitada.

Olympe de Gouges, nacida Marie Gouze en 1748 en Montauban (Tarn-et-Garronne), de origen modesto, autodidacta, viuda a los 18 años, se negó a volver a casarse para mantener su libertad.

Ana M. Serrano

Recomendado

El Madrid de Pío Baroja, sus casas y sus gentes. II.

Después de la contienda y el exilio en París, Pío Baroja regresa a Madrid. Es 1940. Tiene entonces 68 años y cerca de cien libros publicados. Se instala en el cuarto piso de la calle Ruiz de Alarcón 12.

Ana M. Serrano

¿Por qué nos mira así la joven de la perla? I.

La joven de la perla es el lienzo más famoso de Vermeer. No es un retrato, sino un ‘tronie’: la pintura de una figura imaginaria. Los tronies representaban el estudio de un tipo de personaje para mostrar las dotes del artista. En este caso, ¿un análisis del exotismo?

Ana M. Serrano

Mark Rothko, cuando el tamaño sí importa.

Mark Rothko concebía la pintura como un instrumento —el instrumento— “para suscitar las emociones más elementales en el espectador”. “La expresión simple del pensamiento complejo”.

Ana M. Serrano