Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Arcones secretos IV

[...] baila y apuesta su vida al caballo perdedor desafiando la ley de la gravedad y cualquier atisbo de raciocinio —si acaso le restaba algo de cordura tras esa noche—; baila y apuesta una vida deliciosa y deseable, una vida aparentemente perfecta, un hombre cariñoso y tranquilo —el hombre a quien un día amó con el mismo delirio y mucha menos inconsciencia— y que hoy la llena de vacíos.

(…Y esta vez sí cierra los ojos)

Cierra los ojos para no pensar, para no saber. Cierra los ojos para recordar el vértigo, para sumergirse en él. Cierra los ojos mientras hunde los dedos entre los rizos escarchados de Jaime y bucea en la inmensidad de su voz cuando él murmura suavemente su nombre, Blanca…, y se zambulle en el exceso de su boca para impedir que continúe hablando.

Sí, ella tan razonable, tan deslumbrante, tan inteligente, tan cabal, tan todo eso no quiere pensar y baila en la cuerda floja del amor irracional y el sexo delirante; baila y apuesta su vida al caballo perdedor desafiando la ley de la gravedad y cualquier atisbo de raciocinio —si acaso le restase algo de juicio tras esa noche—; baila y apuesta una vida deliciosa y deseable, una vida aparentemente perfecta, un hombre cariñoso y tranquilo —el hombre a quien un día amó con el mismo delirio y mucha menos inconsciencia— y que hoy la llena de vacíos, un trabajo creativo y bien pagado, capaz de cubrir muchos baches, Bárbara que el otro día pretendía usar maquillaje —¡qué deprisa ha crecido!— y el pequeño Manuel tan dulce todavía…

Porque aunque no quiere pensar, piensa. Y aunque no quiere saber, sabe. Y sabe que no habrá más noches ni más días, sabe que rueda hacia un profundo abismo al que no va a arrastrar ni el más mínimo pedazo de esa vida. Y sabe, porque el tiempo no se detiene jamás, que amontonar instantes es lo único que puede hacer. Segundos eternos que el oscuro y secreto arcón de su memoria atesora avaricioso, con una codicia infinita, ese arcón secreto convertido en usurero de momentos rotos.

Pero todo eso será mañana, cuando el sol eclipse cualquier resto de luna y de noche, cuando su luz estridente borre todo indicio de insensatez, cuando la demencia naufrague en los mares calmos de la cordura. Cuando todo eso ocurra, será otro día.

Mientras tanto, Blanca baila desnuda y atiborra el arcón de equilibrios imposibles.

Reina, 6 de mayo de 2011

2 Responses to Arcones secretos IV

  1. Excelente, Reina. Yo brindo porque se alargue casi eterno ese día en la vida de Blanca…que nunca llegue el fatídico eclipse. Me ha encantado. Besos.

    • Avatar Reina says:

      Hola Marcos!

      Lo bueno de los relatos es que siempre podremos ponerles el final que queramos o dejarlo abierto para que lo imaginen los lectores 🙂

      Besos y feliz semana

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano