Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Auster, el escritor herido (*)

Sobre Paul Auster y sus novelas he escuchado y leído todo tipo de opiniones: elogios, indiferencia, críticas incluso demoledoras.

Paul Ausster

Los escritores somos seres heridos. Por eso creamos otra realidad. Paul Auster.

Sobre Paul Auster y sus novelas he escuchado y leído todo tipo de opiniones: elogios, indiferencia, críticas incluso demoledoras. Para algunos se trata de un magnífico escritor, fascinante, que atrapa, deslumbra, crea adicción… Otros, sin embargo, no lo soportan, se cansan, dicen que se repite, que sus novelas son siempre más de lo mismo, que toma el pelo a sus lectores. De todo y variado.

Yo no he leído toda la prolífica obra de Auster, sólo unas cuantas novelas; empecé con su Trilogía de Nueva York y me gustó. Me gustó y me sigue gustando este escritor herido.

Me gustan sus personajes, a veces oscuros, otras extravagantes, cercanos, lejanos; sus escritores y detectives, las intrigas muchas veces no resueltas, los alter egos y juegos de identidad, el azar —¿un tópico al hablar de Auster?—, el béisbol, el cine, la causa y el efecto, la metanovela, los libros, Kafka, Beckett, Nueva York, su Brooklyn; la casualidad, las casualidades o las causalidades; la muerte, la culpa, el perdón…

Todo ello se mezcla en su obra, todo forma parte de ellas, sí siempre. O tal vez forma parte de él, no lo sé; intuyo algo autobiográfico en su obra o no; quizá todos los escritores plasman realidades ficticias, transmiten experiencias y sentimientos vividos por ellos, por otros. Cuentan, imaginan, inventan, y Auster narra así revolviendo la realidad y la ficción, regalándonos todos sus tópicos y a mi me gusta.

En su último libro, Sunset Park, Paul Auster hace un repaso de la sociedad norteamericana contemporánea a través de la historia de un misterioso y solitario joven, Miles Heller, que tras abandonar su carrera, su familia y todo lo que le unía al pasado, ha conseguido vivir en un presente continuo y plano.

“Es el guerrillero del agravio, el campeón del descontento, el detractor militante de la vida contemporánea que sueña con forjar una nueva realidad con las ruinas de un mundo fallido. A diferencia de  la mayoría de los inconformistas de su clase, no cree en la acción política. No pertenece a movimiento ni partido alguno, nunca ha hablado en público y no tiene deseos de sacar a la calle hordas coléricas para quemar edificios y derribar gobiernos. Su postura es puramente personal […]”

Sunset Park. Paul Auster

Pero este no es Miles sino Bing, Bing Nathan, su mejor o tal vez su único amigo.

One Response to Auster, el escritor herido (*)

  1. Pingback: Libros para llevar | Diálogos de Libro

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

¿Por qué #Dressember?

Cerca de 4 millones de personas son víctimas de trata cada año. La explotación sexual es el principal objetivo. La mayoría de las víctimas son mujeres, niñas y niños. #Dressember

Ana M. Serrano

Recomendado

Leyendo a Clarice Lispector.

Clarice Lispector fue una mujer rodeada de misterio. De origen judío ucraniano, llegó a Recife (Brasil) con los dos meses de vida. Su condición de inmigrante, una madre enferma y la pobreza inicial de su familia definieron su mundo literario.

Ana M. Serrano

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un Nobel.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano