Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Vértigo

Tras subir varios pisos de sosiego, Isabel se quedó sin aliento.

Vértigo

Tras subir varios pisos de sosiego, Isabel se quedó sin aliento. La calma atenaza su garganta, aprieta más y más. Azulada su piel, entrecortada su respiración, no consigue desasirse de tan tozuda serenidad. Casi a punto de perder la vida al fin logra alcanzar el vértigo y, disuelta en la carne de lo prohibido, recupera la ansiada turbación.

Vértigo: Trastorno del sentido del equilibrio caracterizado por una sensación de movimiento rotatorio del cuerpo o de los objetos que lo rodean.

2 Responses to Vértigo

  1. ME gusta mucho mas tu definicion de vertigo que la oficial. Estupenda sensacion la que describes, Reina.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Minipost

Generaciones.

¿Sabes que pasa, Ignacio? Que cuando me hablas de tus anhelos, de lo que quieres estudiar, jamás mencionas la palabra “libertad”.

Ana M. Serrano

Nunca nos dejan en paz.

El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás.

Ana M. Serrano

Vértigo

Tras subir varios pisos de sosiego, Isabel se quedó sin aliento.

Ana M. Serrano

Cuatro

No existe más espacio, ni surco.

Ana M. Serrano

Juegos de tankas

No calma el agua la sed que me consume bajo la lluvia; ¡Derrama tu rocío ardiente entre mis labios! Rafa …

Ana M. Serrano

Relatos

Invierno.

Cada año, a partir de abril o mayo, se me olvida el invierno. El sabor a desaliento, el mito deshonesto del cielo de Madrid, la eternidad de árboles pelados, la insensatez de esos pobres almendros desafiando a febrero.

Ana M. Serrano

Ciudades de diseño.

Brasilia, Camberra, Chandigarh, Dubai, Abu Dhabi, Doha…, todas ellas vestidas de una belleza estatuaria digna de museo, parecen estar esperando que alguien les insufle vida.

Ana M. Serrano

Otoño.

En otoño las calles no duelen. Ni la lluvia. Al contrario. El otoño calma y colma la sed de sosiego. Las esquinas se redondean, se vuelven sinuosas. Nada pincha.

Ana M. Serrano

La mujer que buscaba.

Mientras escribe agitada por el levante gaditano, lee en Internet  —las cosas estas de la era digital— una historia de mujeres, de una mujer. Habla de amor y rebeldía. La historia. También de ira y de obstáculos.

Ana M. Serrano

Los días rojos.

Hay días así. Desordenados, furiosos. Pueden ser sucios, sombríos o apagados; grises o negros. Un tal Capote los tiñó de rojo. Días perversos en los que nada sucede.

Ana M. Serrano