Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Sueños

Aprovechaban la hora del recreo para escaparse del “cole”. Entraban al Retiro subidos en la moto, sin casco, riendo, pasando de los “guardias”, el viento y el sol en la cara, sin miedo a nada pues nada tenía importancia salvo esas mañanas de primavera, de almendros en flor, de “pellas”, de confidencias y de risas. Eran unos inconscientes, dos críos de 17 años que soñaban con cambiar el mundo, un par de rebeldes sin causa, ¿acaso a su edad les hacía falta causa para ser rebeldes?

Paraban en un banco, detrás del Palacio de Cristal. Ella sacaba un paquete de tabaco aplastado que llevaba escondido en el bolsillo de sus vaqueros y él abría la bolsa de patatas que habían comprado en la tienda de enfrente.

_ ¿Quieres?

_ ¿Patatas?

_ No, un cigarrillo.

_ A medias, ¿vale?

Él era un poeta y un soñador; cantaba y lo hacía muy bien.

_ ¿Crees que le gustará?

_ Seguro – reía ella- ¡qué suerte tiene Sandra con un tío como tú!

_ Tú tendrías la misma si no te hubieras enamorado de ese cabrón.

_ No es un cabrón y no estoy enamorada: sólo es un chico malo y sólo me gusta.

Porque a ella, con 17 años, le gustaban los chicos malos, muy malos y guapos, muy guapos. Y a él le gustaba Sandra, la niña más pija del mundo, que iba al colegio de al lado, a él que era un bohemio y quería cantar y escribir versos, no quería ir a la universidad, no atendía en clase y le echaban todos los días. A ella le encantaba escapar con él porque ella sólo quería ser libre y no hacía ni caso, y sí quería ir a la universidad, pero también la echaban todos los días. Porque ella, la más guapa del colegio, la más inteligente y la más divertida, tampoco estaba dispuesta a pasar por el aro.

Él se sentaba en el césped, aún húmedo, y ella apoyaba la cabeza en sus piernas mientras él recitaba para Sandra y ella soñaba con unos ojos oscuros y enormes.

Eran amigos, simplemente amigos; no se gustaban, no podían gustarse porque eran amigos y era lo único que podían ser.

8 Responses to Sueños

  1. ¡Qué bonita historia!. Me ha gustado mucho esa relación de amistad, quizás porque la he vivido una vez con alguien muy especial. Pero sobretodo me gusta por cómo la describes y por ese rincón que eliges, detrás del Palacio de Cristal. Me gusta ese rincón para estar así como estos dos amigos.

  2. Avatar Pilar says:

    Es un placer visitar tu blog. Un abrazo
    Pilar
    (Xanarts)

  3. Pingback: Tweets that mention Sueños | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  4. Avatar Fernando says:

    Qué fragilidad de sueños.
    Qué fáciles de romper por ese ogro llamado tiempo.
    Un saludo, Reina.

    • Avatar Reina says:

      Fernando: Tiempo…, uff!! Es tan inútil luchar contra él y me paso la vida haciéndolo…: querer que pase deprisa, querer detenerlo y él desobediente, inexorable.

      Rafa, eres un romántico. ¡Cómo me gusta! Mmm, amigos y amantes…, el deseo hecho realidad, ¡qué difícil! Romántico empedernido. Besazo, poeta.

      Manuel, el placer es mío. Me encanta que te des un paseo por aquí. Vino y muchas rosas 🙂

  5. Avatar El Éxodo says:

    Joder, qué chungo. Eso era amor del de verdad. Y casí con total probabilidad, por ese amor que no se quería reconocer, terminaron por no ser ni amigos. Bueno, al menos, eso es lo que a mí me parece más probable. Ojalá me equivoque y hoy estén juntos (como amigos o como amantes; aunque mejor ambas cosas).

    Besos, mR.

  6. Un saludo desde la trinchera. Un placer leerte
    Vino y besos

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano