Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Perder(me) contigo

Quiero un día sin horas… Devorarlo contigo, bebérmelo entero y mirarte, sí…

Y bañarme en ti, en tu piel. Y dejar de pensar, sin miedo…

Quiero que el único temblor sea el de tus labios en los míos, el del ansia de mis dedos dibujando tu cuerpo, y los tuyos enredando mi pelo. Perder la cabeza, perdernos…

Quiero navegar sin rumbo, desorientada en tu lenta caricia, hundida en tu boca, en un beso profundo húmedo abismo. Mar de suspiros…

Me rescatan tus piernas, me agarro a tu espalda, grabo en ella mi delirio, me pides más, quiero más, desbocados, salvajes, intensos. Aumenta el ritmo, ya no hay freno…

Me llevo tu sabor, tú el mío, no te dejo escapar, deseo sentirte aún más dentro y terminamos fundidos, abrazados, entre dulces besos y caricias suaves de nuevo.

Reina. 8 de septiembre de 2010

2 Responses to Perder(me) contigo

  1. Un viaje delicioso, aunque termine casi efímero.

  2. Avatar Fernando says:

    Perderse de ese modo es la única forma de encontrar el camino. Lo demás es perder la vida de una forma lamentable.
    Un blog lleno de magnífica escritura, Reina.
    Un placer.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano