Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Perder(me) contigo

Quiero un día sin horas… Devorarlo contigo, bebérmelo entero y mirarte, sí…

Y bañarme en ti, en tu piel. Y dejar de pensar, sin miedo…

Quiero que el único temblor sea el de tus labios en los míos, el del ansia de mis dedos dibujando tu cuerpo, y los tuyos enredando mi pelo. Perder la cabeza, perdernos…

Quiero navegar sin rumbo, desorientada en tu lenta caricia, hundida en tu boca, en un beso profundo húmedo abismo. Mar de suspiros…

Me rescatan tus piernas, me agarro a tu espalda, grabo en ella mi delirio, me pides más, quiero más, desbocados, salvajes, intensos. Aumenta el ritmo, ya no hay freno…

Me llevo tu sabor, tú el mío, no te dejo escapar, deseo sentirte aún más dentro y terminamos fundidos, abrazados, entre dulces besos y caricias suaves de nuevo.

Reina. 8 de septiembre de 2010

4 Responses to Perder(me) contigo

  1. Un viaje delicioso, aunque termine casi efímero.

    • Avatar Reina says:

      Hola Marcos!!!

      Gracias por venir siempre y dejar tu huella; un placer 🙂

      También paso por tu blog y lo leo; ahora mismo estoy en él, entre tus «Pinceladas». Preciosos versos: «Eres imposible como un soneto en verso libre
      y tan libre como las olas que quiera contar el mar» Ufff!!!

      Cuando voy a escribir un comentario no hay manera, se cuelga el blog y no puedo… Me ha pasado varias veces. Así que aprovecho para decírtelo aquí- espero que lo leas.

      Por cierto, al principio del verano leí «La última noche en Granada», casi de tirón; me gustó.

      Un besazo!!! Nos leemos 🙂

  2. Avatar Fernando says:

    Perderse de ese modo es la única forma de encontrar el camino. Lo demás es perder la vida de una forma lamentable.
    Un blog lleno de magnífica escritura, Reina.
    Un placer.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano