Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Perder(me) contigo

Quiero un día sin horas… Devorarlo contigo, bebérmelo entero y mirarte, sí…

Y bañarme en ti, en tu piel. Y dejar de pensar, sin miedo…

Quiero que el único temblor sea el de tus labios en los míos, el del ansia de mis dedos dibujando tu cuerpo, y los tuyos enredando mi pelo. Perder la cabeza, perdernos…

Quiero navegar sin rumbo, desorientada en tu lenta caricia, hundida en tu boca, en un beso profundo húmedo abismo. Mar de suspiros…

Me rescatan tus piernas, me agarro a tu espalda, grabo en ella mi delirio, me pides más, quiero más, desbocados, salvajes, intensos. Aumenta el ritmo, ya no hay freno…

Me llevo tu sabor, tú el mío, no te dejo escapar, deseo sentirte aún más dentro y terminamos fundidos, abrazados, entre dulces besos y caricias suaves de nuevo.

Reina. 8 de septiembre de 2010

Etiquetas

2 Responses to Perder(me) contigo

Comments are closed.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Fantasma.

La buscaba porque vivía oculta, al margen del ruido del mundo, de las miserias del mundo, de sus propias miserias. La buscaba porque sólo la intuía en la penumbra, como un fantasma de sí misma.

Ana M. Serrano

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano