Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Mi señor

Mi señor, desde este oculto presidio, cautiva entre los muros pesados y fríos de la rutina, desde esta ordenada celda que me encierra en un mundo confortable y sin excesos, desde la desgana de mis días eternamente iguales, ¡yo te invoco!

Te invoco, mi señor, y retornan a mi mente los recuerdos de un convulso pasado excitante, peligroso, vibrante, vertiginoso.

Memoria de brillos, de mañanas inquietantes y extenuantes tardes, de sueños alborotados y corazones palpitantes, de trémulas miradas y sonrisas enredadas.

Yo, que sin cederte el más insignificante pedacito de mi alma, me sometía a tu voluntad –que era la mía–, me entregaba a tus caprichos –que eran los míos–, y caía en todas tus tentaciones –que eran mi sueño.

Tú, que sin cederme el más insignificante pedacito de tu alma, fuiste el señor de mis tormentas de fuego –que eran las tuyas–, me arrastraste hasta mis más delirantes quimeras –que eran las tuyas– y removiste las ardientes arenas de mi cuerpo –que eran tu sueño.

Tu y yo, mi señor, que construimos un mundo irreal, rebosante de utopías, inquietante, abarrotado de zozobra…

Y un día te diste cuenta, un día me di cuenta –otro día–, y otro nos dimos cuenta –otro distinto. Y un día fuimos conscientes de tanto desatino. Y me abandonaste… Y entregaste mi alma –que nunca fue tuya– al verdugo de la razón, al guardián de la cordura, al Kan de la reflexión.

Y dejándome llevar por la seguridad, callé. Y quise olvidarte, arrinconar tu traición. Y quise odiarte. Todo fue en vano.

Por eso hoy te invoco, mi señor, mi ángel caído, dueño de mis anhelos.

¡Yo te invoco y te suplico! Libérame, devuélmeme mi inquietud, mi angustia, mis desvelos, mis miedos, mis tempestades, mis ganas, mi vida.

Reina, 5 de noviembre

2 Responses to Mi señor

  1. Pingback: Tweets that mention Mi señor | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. La razón siempre acaba con todo. ¿Por qué hacemos caso a la razón?. ¡Vivan el desatino y las noches desveladas!. Muy buen texto, Reina.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano