Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Lola y el conjunto vacío.

Los cerebros, como los corazones, van donde son apreciados… Tal vez la célebre frase de Robert McNamara no llegó a sus oídos en el mejor de los momentos. Y no porque no estuviera de acuerdo con ella. Al contrario. Bien conocía Lola ese sentimiento de impotencia provocado por la indiferencia y hasta casi el desprecio demostrado ante alguna de sus ideas o trabajos; esa incómoda sensación de estar fuera de lugar, de hablar un idioma raro, incompresible para la mayoría; ese intenso, aunque casi siempre contenido, impulso de mandar a la mierda a jefes sectarios, compañeros pelotas y demás infelices resignados incapaces de declararse en rebeldía. Y bien había aprendido también a diluirse entre la inmensidad de la rutina, de lo gris, de lo mediocre…

Lola

Lola

Los cerebros, como los corazones, van donde son apreciados…

Tal vez la célebre frase de Robert McNamara no llegó a sus oídos en el mejor de los momentos.

Y no porque no estuviera de acuerdo con ella. Al contrario. Bien conocía Lola ese sentimiento de impotencia provocado por la indiferencia y hasta casi el desprecio demostrado ante alguna de sus ideas o trabajos; esa vieja e incómoda sensación de estar fuera de lugar, de hablar un idioma raro, incompresible para la mayoría; ese intenso impulso, aunque casi siempre contenido, de mandar a la mierda a jefes sectarios, compañeros pelotas y demás infelices resignados incapaces de declararse en rebeldía. Y bien había aprendido también a diluirse entre la inmensidad de la rutina, de lo gris, de lo mediocre… Aunque algunas veces no podía sofocar –o no quería– su verdadera naturaleza a sabiendas de lo inútil del intento. Más que nada por no perder ya del todo una esencia suficientemente mermada a base de no querer complicarse la vida, o quizás por la esperanza de “poder ser” algún día.

Sin embargo, aquella mañana, la dichosa expresión agitó su cabeza –ya de por sí alborotada por un constante bullir de pensamientos trepidantes– como una batidora hiriente, destructiva.

Porque aquella mañana, la maldita frase le devolvió a un lugar que ya creía sepultado. A esa especie de infierno helado donde no entendía nada; a ese tiempo en el que una Lola, armada tan solo de su torpe inocencia infantil, luchaba por buscar un hueco sin renunciar a ser ella misma, antes de descubrir que el mejor antídoto contra el sufrimiento era (es) pasar desapercibida –o, al menos, intentarlo-, no destacar. Diluirse. Dejar pasar. Olvidar. Ignorar. Fluir.

Y es que en el fondo sabía que estaba prácticamente doblegada –Tienes razón, lobo estepario, mil veces razón. Y, sin embargo, has de sucumbir–. Cansada de tratar de explicarse, agotada de intentar adaptarse a un mundo que no sentía como suyo –para este mundo sencillo de hoy, cómodo y satisfecho con tan poco, eres tú demasiado exigente y hambriento; el mundo te rechaza–. Sola. Muy sola. Como siempre, pero más. Decepcionada. Vacía. Desfallecida. Pero no por toda esa gente que, probablemente sin ninguna intención de herirla, no había sido ni es capaz de mirar más allá. En ese sentido ya tenía callo. Si no porque una vez más, impulsada por algún extraño motivo o una simple ilusión, creyó vislumbrar al fin -¡error!- un hogar acogedor, cálido, habitado por individuos de su misma especie, lobos solitarios hambrientos de comprensión, hallándose de nuevo desorientada, abrumada, fuera de juego.

Y ahora sí que no sabía dónde ir.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano