Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Lo nuestro fue un flechazo.

Un flechazo de los de verdad, de esos que son como tienen que ser, de los que ocurren cuando menos te lo esperas. Porque para enamorarse en condiciones es requisito indispensable no pensar en ello, porque los flechazos de película no se buscan, te encuentran. Vamos a imaginarnos un flechazo de esos…

Loff.it
Loff.it

Loff.it

Un flechazo de los de verdad, de esos que son como tienen que ser, de los que ocurren cuando menos te lo esperas. Porque para enamorarse en condiciones es requisito indispensable no pensar en ello, porque los flechazos de película no se buscan, te encuentran.

Vamos a imaginarnos un flechazo de esos…

Para empezar, hay que ponerse en una situación muy normal, cotidiana, aburrida y tirando a incómoda. Por ejemplo: la típica mañana que sales de casa veinte minutos después de lo previsto, acelerada y mirando el reloj “¡Buf!, llego tarde otra vez”. Para colmo arrancas el coche y ¡zas! se enciende la lucecita de la reserva, “¡vaya hombre, lo que faltaba!” Y allá vas, a la gasolinera, nerviosa y refunfuñando… Por supuesto, como es habitual, no te acuerdas en qué lado está el tapón del depósito de gasolina y has dejado el coche demasiado separado del surtidor, así que te toca pelear con la dichosa manguera mientras una maldita máquina expendedora te da instrucciones con esa voz odiosa y plana…, ¡aggg! Vamos, que no gritas porque está feo; por fin, a tirón limpio y jurando en arameo consigues llenar aquello.

El bolso abierto y desordenado, los pelos revueltos tapándote los ojos por culpa de la lucha y ese viento de los mil demonios, una uña rota…,¡mierda! En fin, que de esa guisa te armas de paciencia y te dispones a esperar turno en una fila kilométrica. Claro, no podía ser de otro modo. Mientras impaciente taladras el suelo (y los oídos del resto) con el tacón, sientes un ligero toque en el hombro y te vuelves, furiosa, pensando “¿y ahora tú de qué vas?” Pero no dices nada porque en un instante has perdido el habla y la consciencia –la conciencia aun no, pero todo se andará– y se te ha olvidado el cabreo y la uña y el reloj…, y sólo ves unos ojos inmensos, una sonrisa espectacular, una mano masculina, morena y bien cuidada y a su dueño devolviéndote todo el reguero de intimidades que ese bolso abierto había ido dejando en el corto trayecto de tu coche a la fila.

 No está mal, ¿verdad?

Bueno, pues ahora os voy a contar otro flechazo, real. Yo no estaba de mal humor ni me encontraba en ninguna gasolinera; tampoco soplaba el viento ni se me había roto una uña. No. Estaba en casa, tan tranquila, sentada delante del ordenador cuando de repente –como debe ser– un tal loff.it me dio un “toque” en Twitter. Curiosa, fui a ver quién era. Una mirada me bastó para caer rendida y ya no quise salir de allí. Así que me quedé. Hoy –366 días y 2281 “reviews con corazón” después– sigo tan enamorada como al principio. ¿Qué digo “tan”? ¡Más, mucho más! Porque aquí me siento bien, feliz, libre, alegre; porque aquí, además, me he encontrado con los sueños de Ricardo, los de Alicia y los de Berta; los sueños de ÁngelaFátimaMarta C.Marta A.Victoria (y Teresa), NoeliaTaniaSofíaRebecaPau (el escurridizo), JaimeJorgeFernandoRocíoTrykitaPedro y la tremendísima Lili Lipztig (que me encanta, nadie vaya a pensar lo contrario). Porque aquí todos bailamos al mismo son, al son de la música de Iñaki. Porque la elegancia, el diseño, la calidad y el buen gusto que loff.it destila solo puede fabricarse con corazón, con pasión, con ilusión, dibujando sueños y escribiéndolos, creyendo en ellos. Y por eso loff.it  “ES” . Y por eso, los reviews con corazón son nuestra bandera y “Life Looks Good” nuestro himno. Y los vuestros, los de todos aquellos que cada día os asomáis al corazón de loff.it  haciéndolo aun más grande. Porque sin vosotros, tampoco sería lo mismo.

No me olvido de los que estuvieron (Marta M., Pedro M., Marta L., Adrián, Camino)

Y adelanto una cariñosa bienvenida a quienes estáis por llegar. 😉

Life Looks Good! #

18 de marzo de 2012

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano