Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

¿Te atreves?

Vuelvo a empezar: un nuevo blog, una etapa diferente, otros retos, los mismos sueños…

Me gustaría compartir con vosotros este reinicio, y en esta primera entrada os propongo un JUEGO:

Se trata de escribir un relato, un cuento, un poema…, en el que figuren estas seis palabras: vida-amor-literatura-sexo-viaje- cine.

¿Jugamos?

“Escribir sin pensar: un viaje a través de las letras refugiada entre mis libros, papeles y cuadernos, media hora, medio día, medio mes, medio todo.

Escribo, sólo escribo: lo que se me ocurre, lo que veo a mi alrededor, sin coordinación, sin coherencia. Una alfombra rosa, redonda, un círculo perfecto. ¿Existe, acaso, algo perfecto en la vida?

Sigo deprisa en mi cuaderno; mi letra se transforma en trazos ilegibles, no la entiendo. Un vaso de agua, un cenicero, mis fotos de cine, una de mis favoritas: “Vacaciones en Roma”. Audrey Hepburn y Gregory Peck en una Vespa.

Cierro los ojos y bajo saltando las interminables escaleras de la Plaza de España, en blanco y negro, sin vértigo, sin miedo.

Un bolígrafo embrujado continúa gobernando mi mano. Me detengo un segundo. No, no… Se trata de no pensar, si me paro pienso; bien, suelto la mano, se desliza sin sentido por el papel; bebo agua con la izquierda, se derrama una gota que emborrona el escrito, sonrío; me gusta este viaje por el caos y la incongruencia.

Es la décima vez en media hora que escucho la misma espantosa y hortera canción que pone mi hijo; ¿espantosa?, peor: me aturde. Sonrío de nuevo.

Miro hacia la derecha: mi nombre escrito en una caja blanca, repleta de papeles; encima de ella se acumula la ropa planchada desde el viernes. Es domingo, ¿qué importa?

¿Y la musa? Tratando de encontrar la inspiración descubro que la musa no existe en la literatura; tampoco el bloqueo. Son mitos. Sólo has de dejarte llevar y elevar, como en el sexo más salvaje: un vuelo hacia el infinito, una ola de palabras de amor”.

Safe Creative Register Reina. 20 de febrero de 2010

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano