Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Ellos

Una pasión infinita, pagana, mórbida, casi obsesiva, inconcebible y enfermiza para algunos, codiciada por otros, a veces incomprendida, eternamente mágica. Mía sólo mía, y de ellos, por ellos, para ellos. Todos iguales, todos distintos.

Me gusta contemplarlos así, inmóviles, espectantes, esperando la caricia de mis dedos, el susurro de mis labios, una orden, un suspiro. Ordenados algunos, caóticos otros, pero todos en su sitio me devuelven la sonrisa y la mirada, me complacen, me pasean, me llevan y me traen, navegamos juntos.

Galanes silenciosos, amantes sumisos que solo ansían un cumplido para colmar mis deseos y calmar mi incertidumbre; tiernos, nobles, ¡tan obedientes y humildes que ignoran su poder!

Canallas rebeldes, agitadores del alma, guerrilleros que derraman mis sentidos y, con unas cuantas letras, son capaces de revolver mis entrañas, provocadores insensatos que reclaman mi razón para convertirla en delirios imprudentes, ¡tentadores alocados de otros mundos!

Su tacto suave, su olor indescriptible, las letras de sus títulos bailan en mis pupilas y arrancan todo su brillo. Fieles como nadie, ellos, mis fetiches, mis libros.

(*) NotaSiempre he tenido esa tendencia irrefrenable de acumular libros; todos ellos leídos, algunos más, otros algo menos, algunos manoseados hasta la saciedad, otros glosados, otros –los menos- casi abandonados, ninguno olvidado.

2 Responses to Ellos

  1. Menos mal que has terminado revelando que eran libros a lo que te referías. Nunca había asistido a una descripción tan sentida y pasional de lo que a una persona le provocan los libros. Muy tuyo. Muy bueno. Besos.

  2. Pingback: Tweets that mention Ellos | Diálogos de Libro -- Topsy.com

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano