Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Ellos

Una pasión infinita, pagana, mórbida, casi obsesiva, inconcebible y enfermiza para algunos, codiciada por otros, a veces incomprendida, eternamente mágica. Mía sólo mía, y de ellos, por ellos, para ellos. Todos iguales, todos distintos.

Me gusta contemplarlos así, inmóviles, espectantes, esperando la caricia de mis dedos, el susurro de mis labios, una orden, un suspiro. Ordenados algunos, caóticos otros, pero todos en su sitio me devuelven la sonrisa y la mirada, me complacen, me pasean, me llevan y me traen, navegamos juntos.

Galanes silenciosos, amantes sumisos que solo ansían un cumplido para colmar mis deseos y calmar mi incertidumbre; tiernos, nobles, ¡tan obedientes y humildes que ignoran su poder!

Canallas rebeldes, agitadores del alma, guerrilleros que derraman mis sentidos y, con unas cuantas letras, son capaces de revolver mis entrañas, provocadores insensatos que reclaman mi razón para convertirla en delirios imprudentes, ¡tentadores alocados de otros mundos!

Su tacto suave, su olor indescriptible, las letras de sus títulos bailan en mis pupilas y arrancan todo su brillo. Fieles como nadie, ellos, mis fetiches, mis libros.

(*) NotaSiempre he tenido esa tendencia irrefrenable de acumular libros; todos ellos leídos, algunos más, otros algo menos, algunos manoseados hasta la saciedad, otros glosados, otros –los menos- casi abandonados, ninguno olvidado.

2 Responses to Ellos

  1. Pingback: Tweets that mention Ellos | Diálogos de Libro -- Topsy.com

Comments are closed.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Fantasma.

La buscaba porque vivía oculta, al margen del ruido del mundo, de las miserias del mundo, de sus propias miserias. La buscaba porque sólo la intuía en la penumbra, como un fantasma de sí misma.

Ana M. Serrano

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano