Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Cuatro siestas. III-Invierno.

En las calles blancas y frías se impone la ley del silencio, un silencio que sólo el silbido de un viento gélido se atreve a romper. El mismo que golpea las contraventanas aún abiertas para permitir que la habitación se ilumine con los últimos suspiros de esa pálida luz invernal. Fuera empieza a nevar.

Las calles blancas y frías  imponen la ley del silencio, un silencio que sólo el silbido de un viento gélido se atreve a romper. El mismo que golpea las contraventanas aún abiertas para permitir que la habitación se ilumine con los últimos suspiros de esa pálida luz invernal. Fuera empieza a nevar.

En el interior de la cálida habitación la leña crepita en la chimenea mientras las llamas danzan al compás del piano. Un mullido sofá y el dulce olor a chocolate caliente y madera se funden con la luz azulada que se cuela por la ventana; todo languidece, el tiempo se estremece ante la melancolía que invade esa fría tarde invernal e invita a dormitar. Una mujer delgada y bella se abriga con una manta; se abraza a ella suave y sinuosa como el fuego que contempla entre sueños y entre sueños murmura un nombre masculino.
Siente sus brazos fuertes y morenos rodeando su cintura, suspira y, a su pesar, sonríe. Un soplo de aire congelado agita la manta y los rizos castaños esparcidos por el sofá; ella se revuelve incómoda, siente el frío y sus músculos se tensan. Sabe que está lejos y no quiere recordar, sabe que está lejos precisamente para no recordar. Pero el maldito recuerdo, tan implacable como el viento que sacude la tarde se empeña en perseguirla; no importa lo lejos que huya ni lo profundo que se esconda, él siempre sabe cómo encontrarla para zarandear y poner del revés su mundo. Lentamente…, todo transcurre lentamente, adormecido y cansino. Todo, menos el recuerdo.

Reina, 13 de julio

2 Responses to Cuatro siestas. III-Invierno.

  1. En ocasiones los recuerdos son como disparos hirientes, en el fondo del corazón. Nunca son lentos. Muy buen relato. Saludos

  2. Avatar Enrique says:

    Lindo blog….cautiva con imaginacion.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano