Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Casualidad-III

Desde aquella tarde, marcado por el sabor de un beso y el recuerdo de una mujer, sobre las siete entraba en el café  pedía una cerveza, tomaba el manoseado periódico del día y se acodaba en la barra esperando la tormenta y verla entrar…

Miraba la mesa vacía, ansiaba el beso licuado, anhelaba el abismo de sus ojos y se abandonaba en la magia de un segundo, de una eternidad. Vagabundo.

_ Señor…

Ignacio continuaba ensimismado, perdido en el lienzo de un lluvioso día de abril.

_ Señor, diculpe -el camarero se dirigía a él con timidez- su cerveza.

_ ¡Ah, si! Gracias.

_ Señor, yo… -vacilaba, tan joven, tan educado, tan discreto- verá, es que…, bueno yo quería… A ver, antes venía todos los días, se sentaba en el mismo rincón, no hablaba con nadie, a veces sonreía… Y, no me atrevía a decírselo pero la última tarde olvidó esto- y lo soltó de carrerilla,  arrancando de un tirón y mostrando a Ignacio un cuaderno.

Casualidad, azar, destino, suerte… Algunas veces se unen, conspiran y el mundo se detiene, como el torbellino de sentimientos se detuvo un instante dejando espacio al ciclón de latidos y la ráfaga de dudas.

El cuaderno se movía entre sus dedos temblorosos, no se atrevía a abrirlo: un asalto a la intimidad contra el ansiado deseo de encontrarla… Confuso, nervioso… Ignacio sólo era emoción: _ ¿tu estás tonto, tío?, abre el maldito cuaderno, ¡total no creo que haya escrito su diario en una libreta que deja olvidada por ahí! Frases sueltas, cadenas de palabras, números, papeles revueltos, ¡una multa!, ¡por Dios, una multa! Su coche, su nombre, su dirección…

A veces, sólo a veces la casualidad, el azar, el destino, la suerte conspiran a tu favor y el mundo gira de nuevo.

Reina. 10 de marzo

 

One Response to Casualidad-III

  1. Esa es una buena casualidad. Ay que ver qué bien se portan siempre los camareros jeje. Me ha gustado mucho cómo has descrito la forma de recordarla desde la barra de un bar. Incontables veces nos hemos visto así…

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano