Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Casualidad-II

El local se fue llenando de gente, de ruido, de conversaciones, de calor, de humo… Ellos no oían nada ni veían nada, la distancia se acortaba, casi se rozaban.

_ Te vi entrar.
_ Te vi mirarme.
_ Te vi sonreír.
_ Te vi acercarte…

Casualidad, azar, destino, suerte…, ese cúmulo de circunstancias que se unen y conspiran para hacer girar el mundo; todos esos pormenores que hicieron a Ignacio entrar en aquel lugar, aquella tarde y a aquella hora, escapando de una tormenta para arder en un incendio que no tenía la más mínima intención de extinguir. Y ella le tomó la mano, le condujo hacia la mesa donde seguía esperando un café-ya frío-, unos folios desordenados y un cuaderno emborronado. Y sonrió otra vez al ver su expresión de asombro:

_ No vas a entender nada. Trato de dar sentido ese manuscrito infumable, sin estilo y lleno de errores que publicarán como la obra maestra de un niñato de mierda, hijo de un amigo de no se qué gerifalte de la editorial.

Y él se tragó esa sonrisa para no olvidar jamás la sensación de ingravidez mientras flotaba entre el aroma a vainilla, la inmensidad de aquella mirada y el hechizo de su voz. Y ella sintió unas ganas irrefrenables de morder el hoyuelo de su barbilla cuando le preguntó su nombre.

_ Paula -contestó, reprimiendo su impulso.

Y el timbre del móvil no consiguió romper la magia porque ella hablaba y él sólo miraba sus labios. Ni tampoco la lluvia cuando la acompañó a coger un taxi porque empapada era aún más deseable. Y besó aquella boca que se abrió para él.

Sólo cuando perdió de vista su mirada empañada tras los cristales se dio cuenta de que no sabía cómo encontrarla de nuevo.

Reina. 6 de marzo

3 Responses to Casualidad-II

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano