Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

A veces…, sólo a veces

A veces la vida me regala el deseo – ¿o eres tú?

A veces, mi camino sin rumbo cierto se topa con tu desvío, sin señales, sin kilómetros, sin indicarme el destino y me descubro siguiéndolo, sin miedo, sin límites, sin razón ni sinrazones.

Mis ojos te cuentan lo que callo, mi sonrisa se eterniza, se sumerge en el dulce mar de tus palabras. Y vuelvo a ser esa niña consentida, sedienta de amor, esa mujer hambrienta de de fuego. Ese juego sublime, ese sueño intangible.

A veces…, me sigo enamorando de las palabras. Y a veces, quiero seguir hundida en tu hechizo, nadando entre las olas, sin pensar en nada… A veces, sólo quiero leer tu entrega y la distancia que no rompe la magia.

A veces, sólo a veces, regalo una mirada.

A veces, sólo a veces, juego.

Reina, 14 de julio

3 Responses to A veces…, sólo a veces

  1. Pingback: Tweets that mention A veces…, sólo a veces | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Sólo a veces,pero son momentos irrepetibles cuyo recuerdo se atesora toda la vida. Me ha encantado el desvío de una carretera sin kilómetros, sin señales, sin límite ni destino, sin miedo. Estamos necesitados de tomar ese desvío de vez en cuando…

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Fantasma.

La buscaba porque vivía oculta, al margen del ruido del mundo, de las miserias del mundo, de sus propias miserias. La buscaba porque sólo la intuía en la penumbra, como un fantasma de sí misma.

Ana M. Serrano

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano