Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Tankas (des) encadenados

El Tanka es un poema corto, sin rima de cinco versos (5-7-5-7-7 sílabas); el tercero es el eje.

Derramado ya
tierno néctar, liban tus
labios ávidos
entre la abierta rosa.
Lengua hambrienta, se sacia.

Dulce de leche
afluye por tu fuente
erguida y tensa.
Temblorosa su  boca
ansía tu alimento.

Directamente relacionado con el Haiku (tres versos de 5-7-5), los tankas servían para transmitir mensajes secretos entre amantes. Después fue evolucionando y los poetas compusieron Tanka  para el amor, sobre la naturaleza, para los niños recién nacidos…

Tanto el Haiku como el Tanka se han ido incorporando a la poesía y la literatura occidental. Autores tan magníficos como Borges han adaptado a nuestra lengua esta estrofa tan característica de la poesía oriental:

“Alto en la cumbre
todo el jardín es luna,
luna de oro.
Más precioso es el roce
de tu boca en la sombra.

La voz del ave
que la penumbra esconde
ha enmudecido.
Andas por tu jardín.
Algo, lo sé, te falta.”

2 Responses to Tankas (des) encadenados

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Poemas

Haiku o el arte de lo pequeño. II

Hoy, el haiku se escribe en veinticinco lenguas (algunos afirman que en setenta) que representan corrientes culturales diferentes.

Ana M. Serrano

Tankas (des) encadenados

El Tanka es un poema corto, sin rima de cinco versos (5-7-5-7-7 sílabas); el tercero es el eje.

Ana M. Serrano

Renacer.

Renacer serpenteando entre las aguas turbulentas, mar despiadado que mis ojos engendraron.

Ana M. Serrano

Canción del amor prohibido (y versión)

“Solo tú y yo sabemos lo que ignora la gente / al cambiar un saludo ceremonioso y frío, / porque nadie sospecha que es falso tu desvío, / ni cuanto amor esconde mi gesto indiferente.”

Ana M. Serrano