Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Silencios

Lo más duro fue el silencio. Lo que siempre callaste, lo que nunca te dije, lo que nunca supimos… Fue mucho más fácil dejar de pensarte.

Promesas muertas antes de nacer, frases sepultadas en el  mausoleo del mutismo. Lo que nunca dijimos…

Lo fácil fue no recordarte, lo difícil el mordisco frío de tu silencio. Lo que siempre callaste…

Palabras derramadas en mi boca, palabras ahogadas, engullidas por tus labios hambrientos, las que tragabas ávido, las que callabas…

El deseo de mis piernas envenenado tu cintura te encadenaba a la vida. Lo que también callaste.

Y quise beberme las letras que dibujaste en mi piel.  No te lo dije.

Como tampoco te dije que enfrentados, despojabas mi cuerpo mientras desnudaba tu alma… Porque yo también callaba.

Cruces de caricias, roces de miradas. Lo que el silencio bramaba…

4 Responses to Silencios

  1. Avatar Triana says:

    ¡¡¡Quebuenaeres!!

    Me encanta empezar el día con un poema y este es un regalo, gracias preciosa!
    Un beso

  2. Reina, sin palabras: belleza de expresión!

    Un abrazo.

  3. Estupendo recuerdo el que relatas aquí, Reina. Cada vez me gusta más leerte.

  4. Avatar El Éxodo says:

    “Ten miedo de la voz de alguien que haya callado mucho: Ten miedo…

    Si lo ves abrir los labios, cúbrete los oídos, esconde la cabeza entre las manos y huye, huye.

    Será terrible la palabra de él que nunca tuvo palabras.

    Resonará, quién sabe cómo, la voz de él que era mudo.

    Ay de ti, si estalla a tu oreja esa voz tanto tiempo ahogada, comprimida, alimentada por todas las protestas no dichas, por todos los gritos no escapados, por todas las injusticias y todas las miserias y todas las desesperaciones…

    ¡Ay de ti si un día llegas a oír desde el fondo del silencio, la palabra tremenda!”

    Dulce María Loynaz.

    Besos, mR.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Poemas

Haiku o el arte de lo pequeño. II

Hoy, el haiku se escribe en veinticinco lenguas (algunos afirman que en setenta) que representan corrientes culturales diferentes.

Ana M. Serrano

Tankas (des) encadenados

El Tanka es un poema corto, sin rima de cinco versos (5-7-5-7-7 sílabas); el tercero es el eje.

Ana M. Serrano

Renacer.

Renacer serpenteando entre las aguas turbulentas, mar despiadado que mis ojos engendraron.

Ana M. Serrano

Canción del amor prohibido (y versión)

“Solo tú y yo sabemos lo que ignora la gente / al cambiar un saludo ceremonioso y frío, / porque nadie sospecha que es falso tu desvío, / ni cuanto amor esconde mi gesto indiferente.”

Ana M. Serrano

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano