Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Menos pensar y más obedecer.

“Menos pensar y más obedecer”. Esa parece ser la consigna de estos nuevos líderes patrios arrogados de soberbia e ínfulas mesiánicas cuyo principal objetivo no es otro que perpetuarse en el poder.

Menos pensar y más obedecer

Un sistema fallido. Una gestión catastrófica. La libertad mutilada y la pandemia como instrumento. Una sociedad constantemente vigilada y monitorizada. Una información manipulada que inocula —cada mañana, cada tarde, cada “aló presidente”— a la población las dosis de miedo y culpa precisas para convertirla en un rebaño vulnerable e inseguro, en permanente estado de alerta. “Menos pensar y más obedecer”. Esa parece ser la consigna de estos nuevos líderes patrios arrogados de soberbia e ínfulas mesiánicas cuyo principal objetivo no es otro que perpetuarse en el poder. Esos sujetos que guían a sus masas ciegas hasta el precipicio y, una vez en el borde, se apartan sigilosamente para contemplarlos caer al vacío, uno a uno, hasta estrellarse contra las aristas del fondo. Y sin despeinarse.

¿Sus armas?

El colectivismo; el dogma; la delación; la arbitrariedad; la obediencia ciega; la asfixia de todo pensamiento individual; la burocracia; los chiringos, las subvenciones caprichosas y las estructuras clientelares; los estómagos agradecidos y la dependencia económica; el intervencionismo y el paternalismo (con ello la pérdida de la capacidad de decisión y de la responsabilidad individual). En resumen: la infantilización de la sociedad adulta.

Da igual si se trata de gobierno u oposición. En este contubernio ralo de valores, palmero de la mediocridad y el idiotismo (que no idiotizado; aunque lo parezca, sus fines nada tienen que ver con la estulticia, pese a que la mayoría de ellos sean ignorantes, tarugos y zafios hasta el extremo) caben (casi) todos los okupas de escaños, de puestos asignados a dedo y asesores lamebotas.

Antes de llorar (cuando ya sea tarde), recuerden:

Nada sobrevive (nada ha sobrevivido jamás) a la máquina trituradora del Estado. La libertad es la primera víctima.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Cosas mías

Menos pensar y más obedecer.

“Menos pensar y más obedecer”. Esa parece ser la consigna de estos nuevos líderes patrios arrogados de soberbia e ínfulas mesiánicas cuyo principal objetivo no es otro que perpetuarse en el poder.

Ana M. Serrano

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano