Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Los días rojos.

Hay días así. Desordenados, furiosos. Pueden ser sucios, sombríos o apagados; grises o negros. Un tal Capote los tiñó de rojo. Días perversos en los que nada sucede.

los días rojos

Hay días así. Desordenados, furiosos. Pueden ser sucios, sombríos o apagados; grises o negros. Un tal Truman Capote los tiñó de rojo.  Hay días así, rojos. Días perversos en los que nada sucede. O sucede demasiado y entonces te consume la urgencia. Largos días que huelen a bibliotecas vacías y a flores fantasma. Que saben a galletitas sin azúcar, a vino sin alcohol, a preguntas sin respuesta.

Deambulas por casa. Cierras ventanas o las abres. Y miras. Miras sin ver el asfalto congelado, los árboles pelados del invierno, el perro que desoye el silbido de su dueño. Regresas, giras por la sala, por la cocina, por el dormitorio, moviendo objetos sin acertar a situarlos en el lugar adecuado. Te paras frente al pasillo que de pronto se desborda, lóbrego, sin una sola luz que contamine las sombras. No hay nada consciente, ni sangre ni pulso. No hay vértigo ni pánico. O hay vértigo y pánico desteñidos por el insomnio o amortiguados por el exceso artificial de la melatonina.

Hay días así, rojos, en los que todo se agolpa o desaparece.

Y escuchas a Evanescence. Y buscas las palabras, el orden correcto, el fustazo de la emoción. No buscas una frase. Buscas la frase. La redonda, la perfecta. La que devuelve al pasillo sus dimensiones habituales. La que dibuja la primavera sobre las ramas desnudas. La que recoloca los objetos y regresa al perro díscolo junto a su amigo humano. La que te conmueve, la que suspiraba entre los carámbanos, la prisionera de esos días rojos, terribles, sin cuya existencia vivirías en las llanuras del tedio y la rutina.

Y entonces escribes. Sin la presión del “para ayer”, lo que te da la gana, porque te da la gana. Porque no te encuentras bien, porque te sientes perfecta. Escribes porque has regresado del infierno. O tal vez porque ese sea tu espacio. Escribes para descomponer el mundo, para recomponer el tuyo, para excederte, para despeinarte, para dispersarte… Para seguir siendo.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Cosas mías

Egos, insolencia y desgobierno.

Este el paisaje: un proyecto de estado gárgola con el hocico metido en los asuntos privados de la ciudadanía, impuestos desbocados, desgobierno y esperpento político.

Ana M. Serrano

Vértigo

Vértigo: Trastorno del sentido del equilibrio caracterizado por una sensación de movimiento rotatorio del cuerpo o de los objetos que lo rodean.

Ana M. Serrano

Nos está quedando un siglo XXI precioso.

En pleno siglo XXI, cuando en Occidente se suponían superadas la mayor parte de las prácticas integristas propias de sistemas infames, ha surgido una prole de sectarios, charlatanes, ignorantes y ‘ofendiditos’ de todo signo dispuestos a restaurar la dictadura de la demagogia y el pensamiento grupal.

Ana M. Serrano

Finlandia.

Cuenta el ranking World Happiness Report 2018 que Finlandia es el país más feliz del mundo, el más estable, el más seguro, transparente y equitativo.

Ana M. Serrano

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano