Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

“Cuídame Dios de las aguas mansas, que de las bravas me cuido yo”.

“Cuídame Dios de las aguas mansas, que de las bravas me cuido yo”, era como un mantra que le taladraba el cerebro un día sí y al otro también y que él rechazaba con la misma insistencia.

rocas

No preguntó. Se hizo a un lado creyendo a pie juntillas lo que le habían contado -algo que, por otra parte, tampoco fue mucho- sin indagar ni hacerse preguntas. Prefirió dejarlo estar. Si, al fin y al cabo, no era “su guerra” ¿para qué iba a meterse en líos? Más aun teniendo en cuenta que su naturaleza apasionada y vehemente le había regalado más de un disgusto a lo largo de la vida. De modo que pasó página sin husmear demasiado y continuó a su aire, como si nada hubiera ocurrido. Más bien se saltó la página sin haberla leído.

A veces le asaltaba el recuerdo de alguna frase deshilvanada, alusiones superficiales a discusiones y puntos de vista encontrados, a días difíciles y momentos duros en los que nunca había estado presente porque, para ser sinceros, rara vez contaban con él. Y aunque no solía recrearse en aquellos pensamientos tampoco podía evitar evocarlos, pues a pesar del tiempo transcurrido su situación apenas había mejorado y comenzaba a plantearse la necesidad de un cambio si no radical, al menos significativo sin tener que tirar por la calle de en medio. Después de todo y por poco valorado que estuviera, no podía lanzar al vacío tanto esfuerzo, dedicación y fidelidad absoluta.

Y ahora sí se hacía preguntas -preguntas sin respuesta- mientras se esforzaba por mantener alejadas esa ideas descabelladas (o no tanto) que le asaltaban constantemente fruto, sin duda, del confinamiento involuntario al que había sido condenado sin motivo ni explicación y, lo peor, sin haberle concedido la mínima posibilidad de expresarse. “Cuídame Dios de las aguas mansas, que de las bravas me cuido yo”, era como un mantra que le taladraba el cerebro un día sí y otro también y que él rechazaba con la misma insistencia.

Pero debía reconocer que rara vez había logrado sentirse realmente cómodo. Siempre un algo inexplicable le hacía echar el freno, una especie de miedo irracional (y completamente absurdo) a no estar a la altura le impedía mostrarse con naturalidad. ¡A él, que siempre se había pasado por el forro críticas, prejuicios y demás zarandajas reaccionarias!

A la altura de qué, se preguntaba sin dar crédito a su propio disparate. ¡Ridículo, esto es completamente ridículo! Peor, es una insensatez, una necedad y no puedes permitir tanta humillación en silencio, como si fueras imbécil. ¿Acaso tienes algo que ocultar? En absoluto. Pues entonces, ¿a qué esperas? Y no, no te engañes, que sabes de sobra que tampoco es timidez ni cobardía. No te escondas tras el parapeto ese del “no sé expresarme” que tan bien ha urdido tu rechazo hacia las situaciones incómodas. Que cuando quieres sabes cómo poner a la gente en su sitio sin tan siquiera alzar la voz. No te flageles. Que también sabes de sobra que, a veces, ese simple fluir de las cosas que tanto te gusta no es suficiente.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Cosas mías

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano