Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Historias de mujeres.

Hay tantas mujeres fascinantes, desconocidas, ignoradas, olvidadas, que a veces no sé por cuál empezar. Seguir, más bien.

Historias de mujeres

En 1996, Rosa Montero escribía a modo de epílogo en Historias de mujeres, “cuanto más te internas en el mar remoto de lo femenino, más mujeres te encuentras: fuertes o sutiles, gloriosas o insufribles, todas ellas interesantes”.  Y tenía (tiene) razón.  Aunque a mí, desde muy niña, no me cuadraba esa permanente ausencia femenina en la historia de la humanidad, este libro fue la puntilla. Acabó por abrir de par en par el resquicio que comenzó a destapar uno de los mejores profesores de literatura que tuve en mi adolescencia.

Era estricto y meticuloso. No pasaba una tilde mal puesta o sin poner, ni un autor equivocado, una obra descarriada o un trabajo plagiado (si hubiera existido “El rincón del vago”, más de uno no habría llegado aún a la selectividad). Se daba cuenta de todo. Cualquier falta de ortografía era un escarnio tan imperdonable como la ausencia de orden en los párrafos o las frases, las estructuras incorrectas o las etimologías disparatadas. Jamás chillaba ni te echaba de clase. Sin embargo, era un suplicio —señorita Martínez, recuérdeme que le ponga cero al final de la clase—. Lo sufrí durante cuatro años. Todo aquel BUP y COU de antes de la LOGSE.

Pero cuando empezaba a hablar de Emilia Pardo Bazán o de Fernán Caballero se me olvidaban los ceros al cuadrado, las tildes, las dichosas comas y la tortura de la ortografía que hoy tanto le agradezco. Ante mí se dibujaba todo aquel universo femenino intuido desde las historias de Teresa de Ávila o los versos de Sor Juana Inés de la Cruz que las monjas de mi anterior colegio se empeñaban en teñir de misticismo religioso y sacrificio cristiano.

No colaba. Mi instinto me empujaba a empatizar con el lado libertario de esas mujeres que encontraron en el convento la única forma de escaquearse de la esclavitud de los matrimonios impuestos, del páramo de la incultura, de la sequía espiritual. No tenían muchas más opciones. No tenían ninguna otra opción, en realidad. Yo hubiera hecho lo mismo, pensaba cuando ni siquiera había cumplido los diez años ni tenía puñetera idea de sexo ni nada por el estilo y aquel rollo de la religión ya me sonaba a cuentito. Sólo me parecía horrible vivir sometida a los deseos del resto, a las exigencias de una gente que no tenía en cuenta tus propias aspiraciones. Peor, cuyo objetivo consistía en sofocarlas, enterrarlas en lo más profundo, por la fuerza o por la culpa.

Hay tantas mujeres fascinantes, desconocidas, ignoradas, olvidadas, que a veces no sé por cuál empezar. Seguir, más bien. Tanto que esto que iba ser el inicio de la historia de alguna de ellas, se ha convertido en un desahogo personal. En una especie de prólogo de la riqueza y la diversidad de un mundo terminado en “a” repleto de inquietudes, obsesiones, luchas, pasiones, polémicas, que no sé si tendré vida suficiente para descifrar.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Cosas mías

Historias de mujeres.

Hay tantas mujeres fascinantes, desconocidas, ignoradas, olvidadas, que a veces no sé por cuál empezar. Seguir, más bien.

Ana M. Serrano

Me siento poderosa.

Me siento poderosa porque ese concepto de poder asociado a la pasta, a la influencia y a la capacidad de decidir el futuro de la humanidad me importa una mierda. Porque dirigir me importa una mierda. Porque me basta con que no me dirijan.

Ana M. Serrano

El frío.

Odio la textura de la nieve, el color de la maldita lluvia, el ruido del granizo, el sabor ácido de las nubes oscuras. Odio resbalar sobre la escarcha blanquecina de los amaneceres de invierno, rascar los cristales del coche, el olor a calle en el ascensor.

Ana M. Serrano

Esos zapatos naranjas.

El naranja es un tono insumiso. Sabe agridulce cuando estalla entre los dientes. Es infalible al tacto y al olfato, fascinante para la vista. Te obliga a pensar en picado.

Ana M. Serrano

Los días rojos.

Hay días así. Desordenados, furiosos. Pueden ser sucios, sombríos o apagados; grises o negros. Un tal Capote los tiñó de rojo. Días perversos en los que nada sucede.

Ana M. Serrano

Mujeres en la historia

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Historias de mujeres.

Hay tantas mujeres fascinantes, desconocidas, ignoradas, olvidadas, que a veces no sé por cuál empezar. Seguir, más bien.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano