Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

#SpanishGirlvolution: seguimos dressembreando.

Por eso hemos creado #SpanisGirlvolution. Por eso llevamos vestidos todos los días de diciembre. Como un símbolo, una reivindicación contra la violencia. Y, por encima de todo, para colaborar en la lucha contra esta aberración.

La trata de seres humanos, la esclavitud, la explotación sexual son hechos que, lejos de erradicarse, van en aumento. Sólo hay que mirar los datos oficiales. Si a ellos se suman los extraoficiales, el resultado es aterrador. Pero detrás de esa avalancha demencial de cifras –que se dispara en territorios devastados por los conflictos bélicos– hay personas. La mayoría mujeres y niñas. Niños también. No sólo por ser mucho más vulnerables físicamente, sino por un concepto tan repugnante como milenario basado en la desigualdad, la desprotección, el desprecio por el sexo femenino…

La crueldad se ceba entre los más débiles. Pero por si no bastasen los métodos “tradicionales” de sometimiento, esclavitud, violencia y explotación, el siglo XXI ha venido con una novedad, el cibersexo. En lugares como Filipinas (por nombrar uno), el abuso de niños frente a una webcam se ha convertido en un negocio muy rentable para desaprensivos sin escrúpulos. Millones de tipejos de todo el mundo pagan unos 20 $ por contemplar en su ordenador una violación en directo. Si es de niñas, mejor. Así de aberrante y de salvaje. Así de asqueroso e irracional.

Claro que, todo esto ya lo sabemos. Entonces, ¿por qué insisto?

Porque también existen organizaciones dedicadas en cuerpo y alma a rescatar a esas mujeres y niñas del infierno de la explotación. Como IJM (International Justice Mission). Aunque trabajan en todo el mundo una de sus últimas labores se ha centrado precisamente en Filipinas, luchando contra el tráfico infantil utilizados para el cibersexo. Una de las formas más devastadoras de esclavitud, explica Melissa Russell (Vicepresidenta IJM).

Los fondos recaudados en la campaña #Dressember serán utilizados en parte para proporcionar formación a las familias de acogida, a los centros dedicados a su cuidado, a los psicólogos, profesores, etc entregados a la difícil tarea de hacerles volver a creer en la vida.

Por eso llevamos vestidos todos los días de diciembre. Como un símbolo, una reivindicación contra la violencia. Y, por encima de todo, para colaborar en la lucha contra esta aberración. Por eso hemos creado #SpanisGirlvolution (https://support.dressemberfoundation.org/team/98085), nuestro equipo dressembrero, y os spameamos con nuestras fotos.

¿Nos echáis una mano? Podéis difundir el mensaje, hacer una aportación económica, llevar vestidos y corbatas en diciembre. O todo a la vez 😉 ELLAS lo necesitan.

#Dressember2018 #Itsbiggerthanadress #youcandoanythinginadress #SpanishGirlvolution

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Hannah Arendt: ‘Nadie tiene el derecho a obedecer’.

No sé si Hannah Arendt consideraría la arenga populista del siglo XXI como el nuevo dialecto de la retórica absolutista. Pero tal y como retrata en ‘Los orígenes del totalitarismo’ el uso de la propaganda y del lenguaje como herramienta para adoctrinar y erosionar toda verdad y moralidad, tengo la impresión de que lo interpretaría como el (in)digno heredero de aquellos regímenes autoritarios tan perniciosos para la libertad y la dignidad del ser humano que creíamos erradicados en la sociedad occidental moderna.

Ana M. Serrano

Los dos pecados mortales de Clara Campoamor.

“¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?” Clara Campoamor. Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. 1 de octubre de 1931.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano