Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Por qué no he ido a la huelga

Hay muchas razones para apoyar una huelga general en España: el cinismo de unos gobernantes ineficaces cuyo único interés es su propio beneficio; una reforma laboral que amplía las causas de despido cuando aumentan de manera escandalosa las cifras de paro; recortes en la protección por desempleo, abaratamiento del despido, incremento del poder de las grandes empresas en detrimento de los menos favorecidos (jóvenes, mujeres,inmigrantes, trabajadores con empleos precarios, …) Un Gobierno que  ha impuesto las medidas para reducir el déficit público sobre los más débiles: congelación de pensiones, retraso en la aplicación de la Ley de Dependencia,  recorte de salarios, subida del IVA… Un Gobierno que no ha tomado ninguna decisión sobre los ingentes beneficios de los bancos y otros sectores poderosos económicamente ni sobre su fiscalidad, ni sobre el fraude de sobra conocido. Y todo ello sin rigor, a golpe de presiones por parte de la UE, improvisando, saliendo del paso como buenamente han podido, tratando de lavarle la cara a la lamentable y precaria situación del estado español.

Podría seguir pero entraría en aspectos que me han afectado personalmente de forma injusta y no quisiera individualizar los problemas generales.

Me sobran motivos para secundar una huelga general.

Sin embargo no he tenido dudas -o muy pocas- sobre mi postura: no voy, no he ido y no me arrepiento. Lo único que me faltaba es dejarme manipular por el sector sindical; unos señores que no han abierto el pico durante meses -sabiendo lo que se cocía y se avecinaba- porque su propio beneficio es también lo único importante. Unos señores que no han movido un dedo durante muchísimo tiempo y que ahora pretenden aparentar que los demás les importan. Unos señores que, a toro pasado, montan este circo mediático y que hoy sólo hablan de cifras, de sus cifras, las cifras contrarias a las del Gobierno.

Y habría ido a la huelga hace unos meses si ésta hubiera sido la rebelión necesaria contra tanta basura, tanta mentira y tanto despropósito; y me habría dado igual que me descontaran 90, 100, 120 €, y habría protestado…

Pero así no, señores, así no… Así no se hacen las cosas, que esto sólo da risa o ganas de llorar.

Reina 29 de septiembre de 2010

4 Responses to Por qué no he ido a la huelga

  1. Avatar jivago says:

    Estoy totalmente de acuerdo con el análisis. He hecho igual pensando que hay muchas razones para una Huelga General.
    Estas se hacen para cambiar las cosas. Esto no era sin embargo el objetivo. Los sindicatos lo han dejado claro cuando antes de la huelga el ejecutivo les ha propuesto negociar recorte de pensiones y le han respondido proponiendo unos servicios mínimos que nadie les habia reclamado.
    Una huelga general negociada antes de suceder para que tanto gobierno como sindicatos se justificaran sin que cambie nada al final.
    Mientras los protagonistas sean ellos seguiremos en este triste camino

  2. Avatar lisebe says:

    Una autentica vergüenza!! Existe el derecho a la huelga como el derecho al trabajo, esta huelga si se hubiera hecho hace un año hubiera tenido algún sentido .. Pero de esta manera solo se benefician los 300.000 sindicalistas liberados que viven del cuento (que les pagan sus respectivas empresas) teóricamente para hacernos mejor y más llevadera esta crisis y que sinembargo se lo pasan por el forro esos piquetes de gente que no quiere trabajar y vivir del cuento.. Y que les da exactamente lo mismo que a un currito como cualquiera de nosotros pierda un dia de trabajo sueldo y encima esté reflejado en la vida laboral.. que por un día puede perder un año para jubilarse..
    Solo se preocupan de vivir del cuento!!
    Yo he trabajado porque también es mi derecho y no estoy como para perder en un dia 180 euros por el morro de esta gente..

    Besos tesoro

  3. Avatar El Éxodo says:

    Yo fui. Comparto mucho de lo que se ha dicho aquí. Creo que los sindicatos han hecho muchas cosas mal. Otras bien. Y también creo que, aunque los sindicatos, tal como son hoy no me gustan, es mejor que los haya así a que no los haya. Y creo que los medios al servicio del capital han sido muy hábiles para que se pongan a los sindicatos en el punto de mira para así desviar la atención de los grandes culpables: la dictadura del capital, el fascismo económico y sus mamporreros políticos. Y creo que si todo ha sido una farsa -que pienso que no, quizá sólo una parte- debiésemos haber sido los trabajadores -el 29 y en adelante- los encargados de desmontarla. Pero nos hemos creído los argumentos falaces de aquellos que querían que la huelga fracasase o – en otros muchos casos- no hemos querido perder el sueldo de un día -y no es una opinión, es lo que me han dicho muchos amigos que no fueron a la huelga-. Bueno, creo que tú sabes bien como pienso, mi Reina, que quizá no hubiese sido necesario expresarlo aquí, pero creo que tampoco sobra.

    Besos, mR.

  4. Avatar Ana Gallardo says:

    Jejeje, supongo que la blogsfera esta llena de posts como este (y supongo que como el contrario), pero el mio es como este, casi igual… conexión límbica supongo…

    Besos (volveré)

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Lygia Clark, el arte como terapia y liberación.

Entre la figuración, la abstracción y el arte terapéutico. En esas coordenadas estéticas se mueve la brasileña Lygia Clark, una de la principales figuras del Neoconcretismo del siglo XX.

Ana M. Serrano

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano

El Madrid de Benito Pérez Galdós. II.

Benito Pérez Galdós, dotado de una capacidad de observación extraordinaria, toma buena nota de la evolución capitalina, transformándola en palabras. Páginas imprescindibles para entender el contexto social e histórico de la época.

Ana M. Serrano