Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Espectáculos bochornosos

Ayer, media España contemplaba, contemplábamos, a veintidós tipos que le daban patadas a un balón y, en cuanto podían, se las daban entre ellos. También había otros dos pegando voces desde un banquillo, cada uno en una punta, claro, que si no probablemente también se hubieran sacudido.

Mientras veíamos el espectáculo, decíamos barbaridades –algunos más que otros– y lanzábamos improperios en diferentes idiomas, nos olvidábamos completamente de los zapateros y las esperanzas, de sus familiares –fundamentalmente sus progenitores– de las mentiras, de las hipotecas, de los madrugones, de los seudo-periodistas prepotentes y groseros, de los ninis, de los políticos, de los maleducados, ignorantes, inútiles y demás fauna que puebla e invade cada día nuestras vidas, tratando de aplastar la poca inteligencia que nos queda.

Nos olvidábamos de que, durante las dos horas que duró el circo, España y todos nosotros juntitos, sí todos, con nuestros idiomas, nuestras diferencias, nuestras miserias casi iguales, nuestras memorias históricas –y no tan históricas– sí todos, juntitos y revueltos, aunque a algunos les siga pesando, nos seguíamos –nos seguimos– yendo al carajo.

Y hoy, mientras el irritante sonido del odioso despertador nos arrancaba, violento, de nuestros sueños y nos obligaba a salir –aún de noche– de nuestras confortables camas para enfrentarnos a otro día desapacible y frío, esos veinticuatro (y alguno más) estaban durmiendo plácidamente, como bebés, bien calentitos y con la tranquilidad de saber que al despertar –ganados o perdidos– van a continuar con el mismo contrato millonario, con el riñón bien cubierto y el bolsillo repleto de una pasta indecente que no se merecen. Una pasta indecente que van a sacar de España lo antes posible, no vaya a ser que se hunda del todo y les pille en el barco.

–¡No, hombre, no! El barco que se lo queden los idiotas que ayer se pegaban por nosotros, que nos hacían la ola y discutían con amigos y no tan amigos. Toda esa panda de imbéciles que gracias a nosotros se olvidan del lodazal en el que nadan cada día y por ello deben idolatrarnos eternamente, aunque nos comportemos como seres sin civilizar.

Y mientras nos seguimos yendo al carajo en amor y compañía, ellos se irán a comprar sus Ferraris, los Manolos para sus novias, de viaje a Suiza con sus dineros…, y desde sus pedestales cada vez más altos, le firmarán un autógrafo a tu hijo sin mirarle a los ojos siquiera… Eso, si el pobre chaval tiene suerte.

Reina. 30 de noviembre

One Response to Espectáculos bochornosos

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Los dos pecados mortales de Clara Campoamor.

“¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?” Clara Campoamor. Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. 1 de octubre de 1931.

Ana M. Serrano

Lygia Clark, el arte como terapia y liberación.

Entre la figuración, la abstracción y el arte terapéutico. En esas coordenadas estéticas se mueve la brasileña Lygia Clark, una de la principales figuras del Neoconcretismo del siglo XX.

Ana M. Serrano

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano