Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Entropía. El placer del caos.

Me gusta porque me da más juego, porque siempre me ha gustado jugar y fluir, fluir y mezclar, fluir y dejar fluir, jugar con las palabras y que las palabras fluyan desordenadas, sin sentido aparente. Y también me gusta el caos porque es el caos y su desordenado juego el único capaz de conseguir el equilibrio perfecto. Porque el azar, el destino, la suerte y el caos son los ingredientes principales de mi juego y mi Entropía.

Entropía
Según la RAE, Entropía es, entre otras acepciones, la medida del desorden de un sistema. Sin embargo, y sin contradecir a tan insigne institución,  la palabra en su origen (griego, por cierto) significaba giro, alternativa, cambio, evolución…

Y esto me va gustando más. Me gusta porque me da más juego, porque siempre me ha gustado jugar y fluir, fluir y mezclar, fluir y dejar fluir, jugar con las palabras y que las palabras fluyan desordenadas, sin sentido aparente. Y también me gusta el caos porque es el caos y su desordenado juego el único capaz de conseguir el equilibrio perfecto. Porque el azar, el destino, la suerte y el caos son los ingredientes principales de mi juego y mi Entropía. De la mía, de la tuya, de la nuestra y de la de Javier.

Porque Javier ha fundado una nueva Entropía para nosotros: «Revista de relatos ilustrados cuya finalidad es el fomento de la lectura, para los no iniciados, y el deleite para los lectores habituales. Saltarás de relatos de ciencia ficción a la emocionante Edad Media, pasando por la intriga policíaca, el terror… con el único límite de tu imaginación».

Y podemos leer, escribir, participar, jugar con las palabras, fluir y dejar fluir… Y caer en la Entropía y en el placer del caos.

Reina, 5 de junio de 2011

Además, este primer número de Entropía incluye un relato mío: Casualidad.

Casualidad, azar, destino, suerte… Y sueños que se pueden cumplir.

6 Responses to Entropía. El placer del caos.

  1. Avatar Javier says:

    Será una «casualidad» o el destino?
    Gracias por participar en esta aventura.

    Un beso

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Pingback: Entropía, el placer de la lectura

  4. Avatar Reina says:

    😉 Gracias a ti que nos has ofrecido una fantástica oportunidad!!! Es siempre un placer participar en tus iniciativas y una grandísima suerte haberte conocido (aunque de momento sea de forma twittera y virtual)

    Besossss!!!

  5. Aqui hay un nuevo lector ávido por disfrutar de la Entropía. Enhorabuena y besos.

  6. Avatar Reina says:

    Gracias Marcos:))))

    Es un nueva revista; se puede encontrar en el Corte Inglés y en Vips. También en algunos quioscos. Si no se puede solictar. Ya me dirás.

    Besos 😉

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano

El Madrid de Benito Pérez Galdós. II.

Benito Pérez Galdós, dotado de una capacidad de observación extraordinaria, toma buena nota de la evolución capitalina, transformándola en palabras. Páginas imprescindibles para entender el contexto social e histórico de la época.

Ana M. Serrano

Recomendado

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

El Madrid de Pío Baroja, sus casas y sus gentes. II.

Después de la contienda y el exilio en París, Pío Baroja regresa a Madrid. Es 1940. Tiene entonces 68 años y cerca de cien libros publicados. Se instala en el cuarto piso de la calle Ruiz de Alarcón 12.

Ana M. Serrano

¿Por qué nos mira así la joven de la perla? I.

La joven de la perla es el lienzo más famoso de Vermeer. No es un retrato, sino un ‘tronie’: la pintura de una figura imaginaria. Los tronies representaban el estudio de un tipo de personaje para mostrar las dotes del artista. En este caso, ¿un análisis del exotismo?

Ana M. Serrano