Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Cómo hemos cambiado

Ahora las suscripciones a tu blog, al mío y al de casi todos —digo casi porque las excepciones, como las meigas, existen— son el regalo del día. Igual que los comentarios. Abres tu página, le echas un vistazo y de pronto, ¡ah, el milagro!, ¡tres comentarios!, ¡dios mío, increíble! Y te afanas en contestar. ¡Te hacen ilusión hasta los spam!

Hace tiempo, no mucho tiempo, más bien poco, tenía un blog. No este blog, otro distinto, no sé si mejor o peor, sólo distinto —bueno, creo que peor. Venga, vamos a dejarlo en peor.

Sin embargo las suscripciones me llegaban a diario, los seguidores —odiosa palabra, prefiero lectores, amigos…, eso de seguidores no me seduce— eran numerosísimos, los comentarios pasaban de cincuenta y hasta de sesenta, algunas veces tardaba más en contestar a todos que en escribir una entrada nueva. Y escribía peor, mucho peor que ahora, porque el tiempo, la práctica y, sobre todo, las ganas nos hacen mejorar, superar muchas dificultades y aprender.

Pero no he venido a hablar de mi blog, no. He venido hablar de Twitter.

En ese tiempo no tenía perfil en Twitter, es más, ni siquiera sabía que “eso” existía y el tal Facebook no me gustaba. Hoy sigue sin convencerme, pero tampoco he venido a hablar de Facebook.

He venido a hablar sobre el cambio que ha supuesto este medio, Twitter, en nuestra forma de actuar, de leer y de compartir.

Ahora las suscripciones a tu blog, al mío y al de casi todos —digo casi porque las excepciones, como las meigas, existen— son el regalo del día. Igual que los comentarios. Abres tu página, le echas un vistazo y de pronto, ¡ah, el milagro!, ¡tres comentarios!, ¡dios mío, increíble! Y te afanas en contestar. ¡Te hacen ilusión hasta los spam!

Y me pongo a pensar. ¿Qué ha cambiado? Y yo, ¿qué hago, cómo actúo? Pues igual que los demás.

Antes, en ese tiempo no tan lejano, pasaba horas dejando mis impresiones y comentando en los blogs amigos. En cambio, ahora, hago un retuit. Y no sólo eso, ahora espero (esperamos) el correspondiente tuit para leer la actualización de las páginas de mis amigos. ¡Ni readers ni suscripciones ni comentarios ni leches! Para leer esperamos el tuit y hemos convertido el retuit en el mejor de nuestros comentarios.

Y nos hemos adaptado tan bien y tan fácilmente que no reparamos —o sí— en las diferencias, y el RT de hoy nos hace tanta ilusión como el comentario de ayer.

Hemos cambiado, ¿o no?

Reina, 12 de mayo de 2011

5 Responses to Cómo hemos cambiado

  1. Avatar Fatima says:

    Bueno subsanado el problemilla ahora ya puedo comentar.
    Efectivamente Ana, esto ha cambiado considerablemente en los últimos meses. Creo que el crecimiento exponencial que están experimentando las Redes Sociales y la cantidad de información que fluye por la red a diario nos impide ser mas meticulosos y por tanto muchas veces se nos escapan cosas o no tenemos tiempo material para comentar.
    Lo peor de todo es que a veces se retwitean post que ni siquiera se han leído. Esperemos que no se convierta en una práctica habitual porque se pierde todo el valor.
    Como tu,cuando encuentro un comentario en mi blog me pongo contentisima,como dije en alguna ocasión es una tarjeta de visita.
    En fin los tiempos evolucionan y hemos de adaptarnos.
    Abrazos

  2. Avatar Javier says:

    Creo que por esta fase estamos pasando muchos y están pasando nuestros blogs…
    Twitter se nutre, y se está poniendo bien gordo, de los blogs.

    Ya tienes otra comentario y si te ha hecho ilusión … “miel sobre hojuelas”.

    Un beso

  3. Hola Reina. Llevo días intentando escribir un comentario en este blog y no sé por qué razón no me dejaba el sistema. Nada, te decía que yo no tengo twitter. Pero hoy defo rectificar porque después de leer tu entrada abrí una cuenta twitter pero no tengo ni idea de qué hacer ni cómo manejarla. Tendré que investigar. Besos y twits de esos…

  4. Avatar Julio says:

    ¡Hola! Muy chula la bitácora. Me gusta mucho el diseño por lo elegante, aunque soy más de colores claros.

    Está muy bien que sigas escribiendo porque además cada vez, como dices aquí, lo haces mejor.

    Yo creo que sin cambio no hay evolución y habrá que avanzar, digo yo. ^_^

    Un besote.

  5. Avatar ozonosport says:

    Cuando las redes sociales crecen en progresión geométrica, como está sucediendo, entraan en ellas cuentas que , teniendo el mismo derecho que tu y yo, entran con fines mas perversos, a veces con robots de envio de twits. Otras veces tienees ante tus ojos la frivolidad de conversaaciones quee no son dignas ni de hablarse en privado, cuanto menos en público. Están convirtiéndose en puro mercadeo.
    Respecto al retwit, yo lo hago para hacer refrencia a laa persona que originó el twit, pero n efecto hay muchísimo retwit de mercadeo también. Lo importante es que personas como tú también están aqui, y tenemos la suerte de encontrarte entre tanta jauria.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Lygia Clark, el arte como terapia y liberación.

Entre la figuración, la abstracción y el arte terapéutico. En esas coordenadas estéticas se mueve la brasileña Lygia Clark, una de la principales figuras del Neoconcretismo del siglo XX.

Ana M. Serrano

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano

El Madrid de Benito Pérez Galdós. II.

Benito Pérez Galdós, dotado de una capacidad de observación extraordinaria, toma buena nota de la evolución capitalina, transformándola en palabras. Páginas imprescindibles para entender el contexto social e histórico de la época.

Ana M. Serrano