Diálogos de Libro

Nadie puede enjaular los ojos de una mujer que se acerca a una ventana, ni prohibirles que surquen el mundo hasta confines ignotos. Carmen Martín Gaite.

Menu

Así No

Sara leía tranquila recostada en el sofá. Recién terminados los exámenes de su primer año en la universidad se abandonaba al placer de no hacer nada, de no tener nada que hacer; entre pianos y grillos flotaba sobre el aire cálido que se colaba entre los visillos agitando las hojas de su libro, sonreía cómplice a la luna.

Nada podía perturbar ese momento, el verano volvía a su vida, dulce, eterno, otra vez, la primera noche…

Un segundo bastó para quebrar su paz, tres palabras escritas fueron suficientes para desbaratar un mundo frágil todavía, aún convaleciente. Una sola frase provocó el estallido mientras Sara se escurría entre los almohadones.

_Conecta la cam- la pesadilla retumbaba de nuevo en sus oídos. La luna se licuó, la música cesó, el libro se deshizo.

Tres palabras y el mundo giró, y la náusea le revolvió las entrañas y el espejo escupió el reflejo de la niña que fue, de esa niña que una tarde jugó a ser mayor porque las niñas de trece años sueñan con crecer, de ese día maldito en que colgó su foto en la web para que su nueva amiga virtual pudiera conocerla. Y el asco vomitó la imagen del cerdo que le robó su infancia con mentiras, su adolescencia con palabras soeces, la imagen del tipo sin escrúpulos que le torturó cada noche, durante meses -“conecta la cam” -, del ser repugnante que le chantajeó sin piedad – “si no haces lo que te digo todos van a a saber lo eres en realidad, tus amigos, tus padres…, lo sé todo sobre ti” .

Y el grito desgarrador -¡mamáaaa! – que cinco años después volvió  a derribar los cimientos de su vida.

Reina, 16 de junio

No es una historia real, ¿o sí?

No es una historia real…, es la historia real de miles de niños y niñas.

Sara puede tener trece años, o doce, o diez, o quince…, Sara puede llamarse Ana, Beatriz, Carlos o Alberto…, la historia de Sara puede tener otro final, un final mejor o peor.

Puede.

Pero nadie tiene derecho a quebrar la vida de nadie, aún menos la de un niño; nadie tiene derecho a romper su infancia, a robarles sus sueños, sus ilusiones, su inocencia, su mundo… NADIE.

En Facebook se ha creado un grupo de apoyo con el fin de exigir la eliminación de Pornografía infantil de Windows Live donde miles de niños y adolescentes son victimas de abusos. Las denuncias reiteradas no han servido para evitarlo ni controlarlo.

Enlace del grupo en FacebooK

En Twitter también también se está pidiendo a Windows Live que lleven a cabo acciones rápidas y efectivas para terminar con esta lacra, mediante las etiquetas (Hashtags) #WLiveAsiNO o #limpialared.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Los dos pecados mortales de Clara Campoamor.

“¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?” Clara Campoamor. Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. 1 de octubre de 1931.

Ana M. Serrano

Lygia Clark, el arte como terapia y liberación.

Entre la figuración, la abstracción y el arte terapéutico. En esas coordenadas estéticas se mueve la brasileña Lygia Clark, una de la principales figuras del Neoconcretismo del siglo XX.

Ana M. Serrano

Joana Vasconcelos, la alquimista de lo cotidiano.

Joana Vasconcelos ama el color y el lujo barroco. Es punzante e irónica, local y global, elegante e inmensa. Representa el choque entre la realidad y la imagen, la contradicción entre la mujer tradicional y la contemporánea, la presencia femenina activa en la sociedad.

Ana M. Serrano

Madge Gill, el arte en defensa propia.

Madge Gill nació en el East End londinense en 1882. Olvídense del fascinante espacio artístico, vibrante, bohemio y hipster del siglo XXI. En la época victoriana el barrio era un reducto marginal, desordenado e insalubre.

Ana M. Serrano

Relatos

Día veintitrés. Surrealismo áspero.

Son extraños los tiempos estos de surrealismo áspero, de viajes interiores hacia espacios fronterizos donde se desatan los motines del cautiverio en la más absoluta privacidad, la de uno mismo. Y sólo queda una tarea: lidiar con los propios demonios hasta que el nuevo día te deje escuchar otra vez su música.

Ana M. Serrano

Día trece. No basta con abrir la ventana.

Ahora que nada sucede, abrir la ventana implica asomarse a un abismo abarrotado de ausencias y silencio, a un vacío de cemento que se balancea sin ganas. Al tiempo, se ha convertido en el antídoto contra el encierro; el único recurso para escapar del cautiverio impuesto.

Ana M. Serrano

Día siete. En arresto domiciliario.

Hace unos días (dos creo), muté mi dócil yo me quedo en casa por un en arresto domiciliario. No es una declaración de rebeldía, sólo un intento de contar en tres palabras, de romper el silencio de la desconfianza ante unos gobernantes a los que escucho de reojo.

Ana M. Serrano

Día Cinco. Quédate en casa.

Y me quedo en casa y me cuesta concentrarme. Salto de una página a otra. Da igual virtual o en papel. Los primates del cerebro siguen a lo suyo. Con su habitual indisciplina, se columpian agarrados a mis neuronas.

Ana M. Serrano