Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Los primeros días, los primeros pasos…

Llegué sola a un lugar desconocido, me detuve un segundo, me asomé… No vi a nadie… Ruido… No era desagradable ni ensordecedor, simplemente ruido, un ruido distinto que me atrajo sin motivo, me absorbió irremediablemente y quise entrar sin saber por qué.

_ ¿Quién eres?

_ Reina- respondí secamente.

Desconfiaba. Las desagradables experiencias vividas en los últimos meses me habían convertido en una persona recelosa, me habían arrebatado la espontaneidad y la frescura.

_ ¿Te vale con eso?

_ Sí, es suficiente. Escríbelo aquí – y me mostró una casilla rectangular, pequeña. ¿Deseas añadir algo?

Supongo que mi mirada fue lo bastante explícita.

_ Bien, no es necesario. ¿Quieres pasar?

Avancé sin decisión. Mis ojos convertidos en dos pozos enormes, oscuros y atentos escudriñaban aquella estancia. Sólo vislumbraba el vacío, un enorme agujero… Sin embargo, el ruido aumentaba conforme rebasaba el umbral. Qué lugar tan insólito -pensé- ruidoso, desierto, acompañado por un río incesante de voces, risas, símblolos extraños. Y yo allí sola, en medio de aquella algarabía. No me atrevía a hablar, no conocía esas voces, unas voces extrañas que no pertenecían a nadie, inmersa en una estancia enorme y luminosa, una habitación llena de gente a la que era incapaz de ver, gente a la que sólo podía escuchar. No estaba segura de querer conversar, ¿con quién? Tampoco me asaltaba la necesidad imperiosa de comunicarme. Escéptica, asombrada, curiosa, turbada, fuera de lugar…

Me di la vuelta y salí pero no cerré la puerta. El consciente de la inconscencia, la imprudencia de lo sensato, la ignorancia de la razón, lo que fuera…, aún hoy ignoro la causa. Me marché, pero no cerré la puerta.

Reina, 1 de mayo.

4 Responses to Los primeros días, los primeros pasos…

  1. Imagino que no la cerraste para poder volver. Enigmático y misterioso texto. Un abrazo.

  2. Pingback: Tweets that mention Los primeros días, los primeros pasos… | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  3. Avatar El Éxodo says:

    Inquietante. Sobre todo con es final abierto como la puerta. Espero que no fuese la caja de Pandora.

    Un beso, mR.

  4. Avatar Carlos says:

    A mi también me pasó algo parecido al entrar en cierta #redsocial, un cúmulo de sensaciones
    48 Tweet

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano