Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Las segundas partes a veces son buenas…

Me limité a marcharme de la misma forma que llegué, ajena a ese lugar desconcido, a su ruido.

Las voces revolotearon a mi alrededor unos instantes, dos minutos, tal vez tres… Después me sumí en el abismo de silencio que me acompañaba como perro fiel, un silencio que me negaba a romper, el mutismo que yo misma me impuse convertido en una fortaleza inexpugnable.

Sin embargo, el recuerdo de aquella extraña habitación me asaltaba cada día con mayor frecuencia, la curiosidad se apoderaba del recelo, la inconsciencia caprichosa de la sensatez, de esa cautela que yo misma había creado. Hasta que una apacible tarde de agosto regresé. Sorprendida, comprobé que la puerta estaba abierta. Esta vez entré decidida, nadie preguntó, el ruido incesante… Creo que sonreí.

_ ¿Reina?

Me sacudió la calidez de esa voz, su dulzura me había acompañado en algunos momentos difíciles. Mis ojos le buscaron entre el tumulto, lo hallé rápidamente, su sonrisa me abrió paso, me tomó de la mano…

_ Es mi amiga, acaba de llegar, está confundida, ¿me ayudais?

Más ruido, voces desconocidas que me hablaban, se dirigían a mi… Aturdida traté de corresponder.

_ Reina ven, pasa – otra voz aún más familiar me regalaba confianza – te va a gustar, pronto te acostumbrarás al ruido, formarás parte de él, sólo tienes que mostrarte como eres…

¿Hablar yo, dejarme ver…? ¡Las piernas para salir corriendo de esa casa de locos a la mínima tontería!

Pero iba cada día a escucharlos, a veces hablaba con alguna de esa voces, otras callaba desconcertada. Despacio, sin apenas darme cuenta me fui despojando de la coraza que me hacía inmune a angustias pasadas; aquí era yo quien elegía, mi intuición la que decidía, podía deshacerme de cualquier perturbación con el simple movimiento de un dedo. Voces extrañas se convirtieron en amigas derritiendo los muros con el calor de la música, el cine, las letras, los libros, la pintura, las risas unas veces, las protestas otras, algún grito contra la injusticia, voces solidarias… Aprendí a descifrar esos símblos raros, a emplear ese lenguaje especial, ese idioma diferente e igual

Y sí, esas dos voces que rompieron mi escepticismo inicial tenían razón: ahora formo parte de ese ruido constante, de esa algarabía diaria, de ese «patio de vecinos», de un mundo irreal que más de una vez se ha hecho realidad… Un lugar donde, hoy por hoy, me siento cómoda y tanquila, un lugar donde mis piernas han dejado sitio a mi rostro, donde vuelvo a ser la «reina virtual» que un día alguien quiso cargarse.

Reina, 3 de mayo.

(*) El autor de la fotografía es Borja De Diego

7 Responses to Las segundas partes a veces son buenas…

  1. Pingback: Tweets that mention Las segundas partes a veces son buenas… | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Avatar Carol says:

    Hola!!

    Me ha encantado!! ;))
    Quizás cuando lo escribías no pensabas en lo mismo que yo al leerlo; pero mientras lo leía me iba creando mi propio mapa de situación… y este mapa personal me he sentido tan identificada que lo he leído 2 veces… y es que no se podría describir de mejor forma!

    • Avatar Reina says:

      Jijiji!!! Ya te contaré sobre lo que he escrito en esta entrada y en la anterior. Todo existe y todos esos sentimientos y sensaciones son reales y una forma de describir la involución y la posterior evolución.

      Me gusta mucho que tú lo interpretes a tu manera (según tus sentimientos y experiencias); me gusta saber que te he trasmitido «algo». Muchísimas gracias!!
      Un besito :-))

  3. Reina es inimitable, nadie se la puede cargar. Un renacimiento muy esperado el suyo. Enhorabuena.

  4. ….y menos mal que te decidiste a intentarlo 🙂
    muchisimas gracias por elegir una de mis fotos, me siento profundamente halagado.

  5. Avatar Reina says:

    Marcos, gracias 🙂 Tú sabes que siempre ando por ahi…, y con vosotros.
    Besos

    Borja, al revés el honor es mío: me gusta elegir las fotos. Muchas veces tardo más en decidir qué fotografía subo que en escribir la entrada. Gracias a ti por todo. Gracias a twitter te «descubrí», jiji. Besos 🙂

  6. Avatar Nelson Díaz says:

    Un solo detalle para tan bella relato mi querida Reina… Reina usted no ha dejado de serlo, pueden cambiar los palacios, las vestiduras y algunos de los viejos amigos, pero el encanto y carisma, talentos y simpatía forman parte de ti mi siempre querida y admirada amiga. ¡Un Gran Abrazo venezolano!!! Y Gracias por estar.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano