Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Cuatro siestas. III-Invierno.

En las calles blancas y frías se impone la ley del silencio, un silencio que sólo el silbido de un viento gélido se atreve a romper. El mismo que golpea las contraventanas aún abiertas para permitir que la habitación se ilumine con los últimos suspiros de esa pálida luz invernal. Fuera empieza a nevar.

Las calles blancas y frías  imponen la ley del silencio, un silencio que sólo el silbido de un viento gélido se atreve a romper. El mismo que golpea las contraventanas aún abiertas para permitir que la habitación se ilumine con los últimos suspiros de esa pálida luz invernal. Fuera empieza a nevar.

En el interior de la cálida habitación la leña crepita en la chimenea mientras las llamas danzan al compás del piano. Un mullido sofá y el dulce olor a chocolate caliente y madera se funden con la luz azulada que se cuela por la ventana; todo languidece, el tiempo se estremece ante la melancolía que invade esa fría tarde invernal e invita a dormitar. Una mujer delgada y bella se abriga con una manta; se abraza a ella suave y sinuosa como el fuego que contempla entre sueños y entre sueños murmura un nombre masculino.
Siente sus brazos fuertes y morenos rodeando su cintura, suspira y, a su pesar, sonríe. Un soplo de aire congelado agita la manta y los rizos castaños esparcidos por el sofá; ella se revuelve incómoda, siente el frío y sus músculos se tensan. Sabe que está lejos y no quiere recordar, sabe que está lejos precisamente para no recordar. Pero el maldito recuerdo, tan implacable como el viento que sacude la tarde se empeña en perseguirla; no importa lo lejos que huya ni lo profundo que se esconda, él siempre sabe cómo encontrarla para zarandear y poner del revés su mundo. Lentamente…, todo transcurre lentamente, adormecido y cansino. Todo, menos el recuerdo.

Reina, 13 de julio

2 Responses to Cuatro siestas. III-Invierno.

  1. En ocasiones los recuerdos son como disparos hirientes, en el fondo del corazón. Nunca son lentos. Muy buen relato. Saludos

  2. Enrique says:

    Lindo blog….cautiva con imaginacion.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

La mujer que buscaba.

Mientras escribe agitada por el levante gaditano, lee en Internet  —las cosas estas de la era digital— una historia de mujeres, de una mujer. Habla de amor y rebeldía. La historia. También de ira y de obstáculos.

Ana M. Serrano

Amanecer.

Callejones de suburbio. Rejas oxidadas en las ventanas, algún que otro cristal roto, muros desconchados, telefonillos quemados, cabinas reventadas, broncas y jeringuillas.

Ana M. Serrano

Sospecha – II.

Aunque se esforzaba por adivinar cómo había llegado hasta allí, solo veía una luz irreal, la nieve amontonada a ambos lados de la acera, la indiferencia del policía

Ana M. Serrano

Intrusos.

La primera vez que los vi un grito de terror se ahogó en mi garganta. Fue la noche del 16 de septiembre.

Ana M. Serrano