Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Cuatro siestas. II- Otoño.

Cae la tarde plomiza y gris. Demoledora, la incesante lluvia impone su luz mortecina; todo cede ante su inquietante cadencia, silenciosa, implacable. El asfalto de las calles vacías se funde con un cielo tan sombrío y amenazador que nadie se atreve a perturbar.

Cae la tarde plomiza y gris. Demoledora, la incesante lluvia impone su luz mortecina; todo cede ante su inquietante cadencia, silenciosa, implacable. El asfalto de las calles vacías se funde con un cielo tan sombrío y amenazador que nadie se atreve a perturbar.

En el interior de la silenciosa habitación el viento húmedo se cuela por la ventana entreabierta para admirar con descaro el bello cuerpo de una mujer que se estremece entre sueños ante tan inesperada intromisión. El libro abierto se debilita entre sus manos que se afanan en atrapar la manta. Mientras el tiempo languidece, todo parece detenerse para contemplar la cortina de agua que no cesa. Ella se revuelve de nuevo, se esconde entre los pliegues de la manta que consigue arrastrar sinuosamente hasta sus hombros. Se refugia en su suavidad y se queda quieta, al fin ha encontrado la postura. Suspira dulcemente, su expresión recupera el sosiego, sonríe a pesar de la descarada brisa que acaricia su rostro. O tal vez por esa caricia furtiva… ¿quién sabe? Sueña y murmura algo ininteligible, acaso un nombre masculino, y un escalofrío recorre su cuerpo, el frío recuerdo de un tórrido verano mucho más poderoso que la  tarde lluviosa que trata de diluirlo. Lentamente…, todo transcurre lentamente, adormecido y cansino. Todo, menos el recuerdo.

Reina. 27 de junio de 2011

5 Responses to Cuatro siestas. II- Otoño.

  1. Es fascinante, Reina, cómo se pueden recuperar los recuerdos. Pero no menos fascinante es recuperar el verano en una solitaria tarde de otoño. Besos.

  2. Avatar German says:

    En el sí de ese murmullo, el hombre del nombre masculino, abriga el cuerpo semidesnudo de Ella, cubriendo la redondez de sus hombros de tul azulado, como el mar que brilla en sus ojos. La transparencia del velo, dibuja la redondez de su seno, hiriendo la punta de su pezón la gasa azulada, en la fricción, como una interminable caricia en su sueño, la comisura de su boca sonríe al navegable beso transportado por el mar de sus letras, las que ahora soñaba en recuerdo de aquel verano, adormecida.

  3. Avatar Manel says:

    «En la hora del sol de poniente» versus «Secretos al amanecer».
    El primero, cerrado por inventario; el segundo, semi cerrado por descanso del personaje. Con todo y ello, sigo leyendo y, hasta observando la belleza pasajera en tus diálogos de libros, como esa bella estampa en cuatro (cuadro) siestas.

    • Avatar Reina says:

      Manel, cómo me alegra leerte aquí también, querido amigo 🙂
      Un descanso siempre es necesario, ¿no? Y unas vacaciones también.
      Nos leemos inventariando o reposando 😀

      Besos 😉

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano