Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Casualidad-III

Desde aquella tarde, marcado por el sabor de un beso y el recuerdo de una mujer, sobre las siete entraba en el café  pedía una cerveza, tomaba el manoseado periódico del día y se acodaba en la barra esperando la tormenta y verla entrar…

Miraba la mesa vacía, ansiaba el beso licuado, anhelaba el abismo de sus ojos y se abandonaba en la magia de un segundo, de una eternidad. Vagabundo.

_ Señor…

Ignacio continuaba ensimismado, perdido en el lienzo de un lluvioso día de abril.

_ Señor, diculpe -el camarero se dirigía a él con timidez- su cerveza.

_ ¡Ah, si! Gracias.

_ Señor, yo… -vacilaba, tan joven, tan educado, tan discreto- verá, es que…, bueno yo quería… A ver, antes venía todos los días, se sentaba en el mismo rincón, no hablaba con nadie, a veces sonreía… Y, no me atrevía a decírselo pero la última tarde olvidó esto- y lo soltó de carrerilla,  arrancando de un tirón y mostrando a Ignacio un cuaderno.

Casualidad, azar, destino, suerte… Algunas veces se unen, conspiran y el mundo se detiene, como el torbellino de sentimientos se detuvo un instante dejando espacio al ciclón de latidos y la ráfaga de dudas.

El cuaderno se movía entre sus dedos temblorosos, no se atrevía a abrirlo: un asalto a la intimidad contra el ansiado deseo de encontrarla… Confuso, nervioso… Ignacio sólo era emoción: _ ¿tu estás tonto, tío?, abre el maldito cuaderno, ¡total no creo que haya escrito su diario en una libreta que deja olvidada por ahí! Frases sueltas, cadenas de palabras, números, papeles revueltos, ¡una multa!, ¡por Dios, una multa! Su coche, su nombre, su dirección…

A veces, sólo a veces la casualidad, el azar, el destino, la suerte conspiran a tu favor y el mundo gira de nuevo.

Reina. 10 de marzo

 

One Response to Casualidad-III

  1. Esa es una buena casualidad. Ay que ver qué bien se portan siempre los camareros jeje. Me ha gustado mucho cómo has descrito la forma de recordarla desde la barra de un bar. Incontables veces nos hemos visto así…

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

Junio ardiente.

En Madrid no es primavera hasta que junio te empuja a enfilar el parque temprano, antes de que los excursionistas urbanos adopten su condición de horda, tomando por asalto el espacio reservado a la poesía.

Ana M. Serrano

Los días azules.

Hay días así. Azules, blanditos. Días esponjosos que huelen a oxígeno, a cruasán de mantequilla, a libro de papel, a ratos de infancia.

Ana M. Serrano

Primavera, Notre Dame y otros delirios.

Es abril y llueve. Camuflada tras un visillo miro la lluvia caer y pienso. Y entonces recuerdo otra mañana igual de lluviosa y agreste, cuando no estaba en casa, sino en la calle.

Ana M. Serrano

La Mendiga.

Porque ella ya está allí. Como cada día, la mendiga ha desplegado todo su material de guerra callejero: la silla, el vaso de plástico, las mantas de colorines sobre las piernas. La escena ya es rutina.

Ana M. Serrano

Desierto.

A las puertas del desierto, antes de cruzar la frontera hacia el lugar donde nace el silencio, se siente ajena al gentío. ¿Para qué viajan?

Ana M. Serrano