Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Arcones secretos

Una de esas noches de principios de julio. Una de esas noches sofocantes y dulces.

“Y te adoro, te adoro a ojos cerrados
tú mi extravío, tú todo mi vértigo.
En la enciclopedia encrucijada
de tus piernas se pierden sin remedio mis ojos”.

Al mal. Ana Rosetti

Noche de verano. Tórrida. Un aire asfixiante que se puede cortar, húmedo, denso. Una de esas noches de principios de julio que Blanca adora, una de esas noches por las vendería su alma al diablo para que fueran infinitas. Una de esas noches sofocantes y dulces. De esas, sí… Lo que ella ignora, lo que nadie le había advertido es que esa noche la tierra se iba a derretir bajo sus pies y que nunca, nunca en su vida había deseado ni iba a volver a desear la eternidad tan intensamente.

Un bar. Olor a vainilla y canela. Humo. Él. Esperando en la barra, cerveza, vaqueros desgastados, camiseta blanca, las mangas enrolladas sobre los codos, moreno. Música suave, sensual, un piano.

Meses de miradas furtivas y sonrisas cruzadas, clandestinas. Un juego canalla y prohibido. Un juego devastador.

Blanca avanza trémula, tratando de disimular su nerviosismo clavando los tacones en el suelo, sonriendo, inconsciente de la humedad de sus labios y la lumbre de sus ojos. Jaime sí, es consciente de todo ello. Es consciente y siente la descarga abrasadora de esa boca roja que besa su mejilla.

Voluntades quebradas por el deseo. Anhelos rechazando cualquier atisbo de sensatez. Esquivan la realidad con sexo soñado, mecidos entre música y neblina.

Alargando la pasión, desmenuzando secretos, huyendo, volviendo, vibrando.

Hablan para silenciar la culpa, tratando de impedir lo inevitable. Hablan para eternizar lo efímero, tratando de detener el mundo en un segundo interminable.

— Fue una tarde lóbrega y desapacible; yo estaba helada y el corazón me brincó en el pecho al descubrir que el temblor de mis manos no se debía al frío sino al calor de las tuyas cuando se rozaron en esa humeante y ardiente taza de té. Dios mío, no. Dios mío, no. Esto no puede ser. Esto no puede estar pasando. Esto no me puede suceder a mi. Y seguí negándolo al marcharme. Dios mío, no. Y lo negué después, cuando no estabas. Y luego, cuando te volví a ver y me acerqué a ti desencadenando la misma reacción en tu cuerpo  -Dios mío, no, no es cierto- y sonreí. Y no quise pensar en el pánico que me estaba dando todo aquello.

— Fue una noche. Salimos todos, un grupo grande. Te miraba bailar y me entraron una ganas terribles de partirle la cara al tipo que quiso invitarte a una copa porque le gustaba tu sonrisa y tu forma de moverte. Y le hubiera roto la nariz allí mismo porque yo sentía lo mismo y no me atrevía a decírtelo. Y rechazaste su copa y te bebiste mi mirada y me cogiste la mano sin que nadie se diera cuenta y pensé —como un cobarde porque me acojoné— mejor dejar las cosas como están, esto es un lío de puta madre… Pero tú no estabas dispuesta a dejarlo y yo deseaba dejarme arrastrar.

Hablan para sofocar el fuego inextinguible que sus palabras avivaban.

Reina. 13 de febrero.

(…) Continuará

6 Responses to Arcones secretos

  1. Pingback: Tweets that mention Arcones secretos | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Excelente y muy apropiado para celebrar el día que es mañana. Besos.

  3. Ricardo Colomer says:

    Hola Reina, no tengo tu correo electrónico, no sé si lo habrás cambiado o qué pasa, pero la dirección que tengo no debe ser la tuya ya que me devuelve todo. Mandamela si me haces el favor, sabes que Yugoslavia no es la misma si no están en ella las gentes queridas. Voy a eliminar el Arrecife y quiero enviarte la dirección del Blog nuevo.
    Un beso enorme.

  4. Pingback: Arcones secretos | Diálogos de Libro

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Relatos

La mujer que buscaba.

Mientras escribe agitada por el levante gaditano, lee en Internet  —las cosas estas de la era digital— una historia de mujeres, de una mujer. Habla de amor y rebeldía. La historia. También de ira y de obstáculos.

Ana M. Serrano

Amanecer.

Callejones de suburbio. Rejas oxidadas en las ventanas, algún que otro cristal roto, muros desconchados, telefonillos quemados, cabinas reventadas, broncas y jeringuillas.

Ana M. Serrano

Sospecha – II.

Aunque se esforzaba por adivinar cómo había llegado hasta allí, solo veía una luz irreal, la nieve amontonada a ambos lados de la acera, la indiferencia del policía

Ana M. Serrano

Intrusos.

La primera vez que los vi un grito de terror se ahogó en mi garganta. Fue la noche del 16 de septiembre.

Ana M. Serrano