Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Silencios

Lo más duro fue el silencio. Lo que siempre callaste, lo que nunca te dije, lo que nunca supimos… Fue mucho más fácil dejar de pensarte.

Promesas muertas antes de nacer, frases sepultadas en el  mausoleo del mutismo. Lo que nunca dijimos…

Lo fácil fue no recordarte, lo difícil el mordisco frío de tu silencio. Lo que siempre callaste…

Palabras derramadas en mi boca, palabras ahogadas, engullidas por tus labios hambrientos, las que tragabas ávido, las que callabas…

El deseo de mis piernas envenenado tu cintura te encadenaba a la vida. Lo que también callaste.

Y quise beberme las letras que dibujaste en mi piel.  No te lo dije.

Como tampoco te dije que enfrentados, despojabas mi cuerpo mientras desnudaba tu alma… Porque yo también callaba.

Cruces de caricias, roces de miradas. Lo que el silencio bramaba…

7 Responses to Silencios

  1. Triana says:

    ¡¡¡Quebuenaeres!!

    Me encanta empezar el día con un poema y este es un regalo, gracias preciosa!
    Un beso

  2. Reina, sin palabras: belleza de expresión!

    Un abrazo.

  3. Pingback: Tweets that mention Silencios | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  4. Reina says:

    Concha, Mercedes: gracias a vosotras; el regalo para mi es vuestro apoyo.

    Besos!!!! 🙂

  5. Estupendo recuerdo el que relatas aquí, Reina. Cada vez me gusta más leerte.

  6. El Éxodo says:

    “Ten miedo de la voz de alguien que haya callado mucho: Ten miedo…

    Si lo ves abrir los labios, cúbrete los oídos, esconde la cabeza entre las manos y huye, huye.

    Será terrible la palabra de él que nunca tuvo palabras.

    Resonará, quién sabe cómo, la voz de él que era mudo.

    Ay de ti, si estalla a tu oreja esa voz tanto tiempo ahogada, comprimida, alimentada por todas las protestas no dichas, por todos los gritos no escapados, por todas las injusticias y todas las miserias y todas las desesperaciones…

    ¡Ay de ti si un día llegas a oír desde el fondo del silencio, la palabra tremenda!”

    Dulce María Loynaz.

    Besos, mR.

    • Reina says:

      Impresionante, Rafa. Como siempre me llegas al corazón.

      Debería tener miedo de los silencios, miedo de lo que siempre callamos, miedo… Sin embargo sigo siendo una intrépida, una loca que muere por vivir, una inconsciente.

      Besos, mi poeta 🙂

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Poemas

Haiku o el arte de lo pequeño. II

Hoy, el haiku se escribe en veinticinco lenguas (algunos afirman que en setenta) que representan corrientes culturales diferentes.

Ana M. Serrano

Tankas (des) encadenados

El Tanka es un poema corto, sin rima de cinco versos (5-7-5-7-7 sílabas); el tercero es el eje.

Ana M. Serrano

Renacer.

Renacer serpenteando entre las aguas turbulentas, mar despiadado que mis ojos engendraron.

Ana M. Serrano

Canción del amor prohibido (y versión)

“Solo tú y yo sabemos lo que ignora la gente / al cambiar un saludo ceremonioso y frío, / porque nadie sospecha que es falso tu desvío, / ni cuanto amor esconde mi gesto indiferente.”

Ana M. Serrano

Relatos

Amanecer.

Callejones de suburbio. Rejas oxidadas en las ventanas, algún que otro cristal roto, muros desconchados, telefonillos quemados, cabinas reventadas, broncas y jeringuillas.

Ana M. Serrano

Sospecha – II.

Aunque se esforzaba por adivinar cómo había llegado hasta allí, solo veía una luz irreal, la nieve amontonada a ambos lados de la acera, la indiferencia del policía

Ana M. Serrano

Intrusos.

La primera vez que los vi un grito de terror se ahogó en mi garganta. Fue la noche del 16 de septiembre.

Ana M. Serrano

Sospecha. I.

La noche del 19 de noviembre, el silencio reinaba en el pequeño hotel de Kitzbühel. Anke dormitaba apoyada sobre el mostrador…

Ana M. Serrano