Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Besar(te)

Ayer dibujaste un poema: silueta de mis húmedos labios,

tu lengua el pincel, perfecto el trazo.

Ambarina miel tu ansia, gruta rosácea mi boca entreabierta,

eco del placer ahogado en tu tintero, fantasivo(*) óleo de nuestro beso.

Azul, rojo ardiente, boceto del brillo, presagio del fuego inmediato,

rotulado el deseo en un lienzo anaranjado.

Reina, 4 de agosto de 2010

(*) Fantasivo: En poesía uno se permite algunas licencias, pero en mi uso hay una palabra que quise saber si para el idioma significaba lo que yo quería decir… y sí. Francisco Pinzón Bedoya

4 Responses to Besar(te)

  1. Estupenda poesía erótica. Muy pasional. Me ha encantado. No sé si ha sido mi lectura o es que el ritmo del poema va in crescendo hasta el final.

  2. dafne says:

    Que alegría encontrarte,te había perdido el rastro.Me encanta leer tus letras sensuales…

    Besos!

  3. Honor que haxces cuando citas mi poema, con su licencia y esa sonoridad. Te leo y me alegra la conexión.

    Un abrazo desde Medellín, Colombia

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Poemas

Haiku o el arte de lo pequeño. II

Hoy, el haiku se escribe en veinticinco lenguas (algunos afirman que en setenta) que representan corrientes culturales diferentes.

Ana M. Serrano

Tankas (des) encadenados

El Tanka es un poema corto, sin rima de cinco versos (5-7-5-7-7 sílabas); el tercero es el eje.

Ana M. Serrano

Renacer.

Renacer serpenteando entre las aguas turbulentas, mar despiadado que mis ojos engendraron.

Ana M. Serrano

Canción del amor prohibido (y versión)

“Solo tú y yo sabemos lo que ignora la gente / al cambiar un saludo ceremonioso y frío, / porque nadie sospecha que es falso tu desvío, / ni cuanto amor esconde mi gesto indiferente.”

Ana M. Serrano

Relatos

Amanecer.

Callejones de suburbio. Rejas oxidadas en las ventanas, algún que otro cristal roto, muros desconchados, telefonillos quemados, cabinas reventadas, broncas y jeringuillas.

Ana M. Serrano

Sospecha – II.

Aunque se esforzaba por adivinar cómo había llegado hasta allí, solo veía una luz irreal, la nieve amontonada a ambos lados de la acera, la indiferencia del policía

Ana M. Serrano

Intrusos.

La primera vez que los vi un grito de terror se ahogó en mi garganta. Fue la noche del 16 de septiembre.

Ana M. Serrano

Sospecha. I.

La noche del 19 de noviembre, el silencio reinaba en el pequeño hotel de Kitzbühel. Anke dormitaba apoyada sobre el mostrador…

Ana M. Serrano