Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Imán. Tu voz

Me acerco a ti despacio, trémula, fascinada.

Sed de tu voz, eco en mis oídos.

No te veo, sólo escucho.

Paso  firme y seguro, mirada serena;

la sonrisa esconde el temblor de mis tacones.

Camino.

Te reconozco entre las sombras.

Magnetizada, el imán de tu voz.

No dudo, voy…

Me esperas. Sabes que soy.

Sabes que voy…

Es tu voz el hechizo.

Háblame, no preguntes, hipnotízame,

piérdeme en la ola sensual de tu voz…

Reina. 14 de septiembre


7 Responses to Imán. Tu voz

  1. El Éxodo says:

    Mudo me he quedado. Lástima.

    Besos.

  2. lisebe says:

    Mi querida amiga cuanto tiempo!! se me había perdido tu nuevo blog entre los papeles de mi escritorio, y es un gustazo volver a leerte.

    Sensual como siempre y espectante..

    Besos tesoro

    PD. Ahora ya no te pierdo te tengo enlazada

  3. Hola Reina, recién encuentro tu blog y me he quedado maravilla con tu escrito: sensual, seductor, cercano, lejano… Te pido permiso para grabarlo con mi voz y subirlo a mi blog con tu nombre y tu URL para que te encuentren y conozcan mis seguidores.
    Un saludo afectuoso
    Beatriz

  4. beatriz salas says:

    Hola Reina, acabo de publicar en mi blog tu poema ya grabado y te invito a visitarme y oírlo. Me ha gustado mucho hacerlo y espero que a ti te agrade el resultado.
    Te doy las gracias por darme permiso.
    Un fuerte abrazo.
    Beatriz

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Minipost

Generaciones.

¿Sabes que pasa, Ignacio? Que cuando me hablas de tus anhelos, de lo que quieres estudiar, jamás mencionas la palabra “libertad”.

Ana M. Serrano

Nunca nos dejan en paz.

El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás.

Ana M. Serrano

Vértigo

Tras subir varios pisos de sosiego, Isabel se quedó sin aliento.

Ana M. Serrano

Cuatro

No existe más espacio, ni surco.

Ana M. Serrano

Juegos de tankas

No calma el agua la sed que me consume bajo la lluvia; ¡Derrama tu rocío ardiente entre mis labios! Rafa …

Ana M. Serrano