Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Generaciones.

¿Sabes que pasa, Ignacio? Que cuando me hablas de tus anhelos, de lo que quieres estudiar, jamás mencionas la palabra "libertad".

Generaciones

— ¿Sabes que pasa, Ignacio? Que cuando me hablas de tus anhelos, de lo que quieres estudiar, de lo que quieres ser cuando seas mayor y de todas esas cosas que a los 16 son una especie de sueño, jamás mencionas la palabra “libertad” y a mí eso me sorprende. Y tal vez no debería porque al fin y al cabo yo pertenezco a esa casi primera generación de españoles que nunca conoció el miedo y tú has nacido en una época y en una ciudad en la que un día sí y al otro también alguien se manifiesta, alguien protesta, alguien reivindica y a todos nos parece normal. Tan normal y tan cotidiano que los destinatarios de la protesta, de la queja, de la reivindicación se lo pasan por el forro.

— No te entiendo, mamá.

— Ese es el problema, hijo.

Etiquetas

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Cosas mías

Los días rojos.

Hay días así. Desordenados, furiosos. Pueden ser sucios, sombríos o apagados; grises o negros. Un tal Capote los tiñó de rojo. Días perversos en los que nada sucede.

Ana M. Serrano

Cuaderno de agravios.

No sé si ando yo últimamente con la vena sensible a flor de piel o a la gente le ha dado por tocarme los cojones, que también.

Ana M. Serrano

Minipost

Generaciones.

¿Sabes que pasa, Ignacio? Que cuando me hablas de tus anhelos, de lo que quieres estudiar, jamás mencionas la palabra “libertad”.

Ana M. Serrano

Nunca nos dejan en paz.

El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás.

Ana M. Serrano

Vértigo

Tras subir varios pisos de sosiego, Isabel se quedó sin aliento.

Ana M. Serrano

Cuatro

No existe más espacio, ni surco.

Ana M. Serrano

Juegos de tankas

No calma el agua la sed que me consume bajo la lluvia; ¡Derrama tu rocío ardiente entre mis labios! Rafa …

Ana M. Serrano