Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Y dicen que no hay quinto malo

Y dicen que no hay quinto malo y quinto es mi premio.

¿Empiezo por el principio? Sí, va a ser lo mejor…

Aunque también puedo empezar por el final. En este caso me resulta más fácil empezar por el final:

No he conseguido el jamón -una pena, porque 8 kilos de jamón son muchos kilos para mi sola y pensaba celebrarlo y compartirlo con vosotros- ni los libros -entre ellos Viento en las velas de Adolfo Suárez (@cosechadel66) y La dificultad de ser japonés de Francisco Navarro (@gasolinero).

Sin embargo estoy muy contenta, pues entre todos las obras presentadas al Premio relatos cortos que Javier Sanz convocó en sus Historias de la Historia, el mío, Casualidad, ha conseguido un honroso 5º puesto, y el cinco es mi número favorito.

Sé que muchos de vosotros lo habéis leído porque Javier os pidió ayuda en la fase final del concurso; también sé que a algunos os ha gustado -me alegra enormemente saber que, a veces, lo que escribo os agrada- incluso me habéis votado desconociendo quién lo había escrito: ¡muchas gracias!

Como Casualidad, aunque relato corto, es demasiado largo para incluirlo en la entrada os invito a leerlo AQUÍ.

Muchas gracias Javier por la iniciativa y tu esfuerzo. Muchas gracias a todos por estar aquí.

Reina. 23 de diciembre de 2010

7 Responses to Y dicen que no hay quinto malo

  1. Pingback: Tweets that mention Y dicen que no hay quinto malo | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Mi enhorabuena, Reina y mis felicidades para estos días.

  3. Adelaida Ortega Ruiz says:

    Hola Reina.
    Enhorabuena, pues ser finalistas ya ha sido para nosotros todo un honor.

    Me gustó tu relato. Bueno… me gustaron todos; estaban muy bien escritos.

    Un cariñoso saludo y mis mejores deseos para estas fiestas y para el próximo año.

    • Reina says:

      Hola Adelaida: Primero felicitarte. Tu relato es realmente bueno, me gustó muchísimo cómo sabes mantener la tensión y tu forma de transmitir. Enhorabuena por todo.
      La verdad es que haber sido finalistas es una gran alegría. Todos los relatos están bien escritos y con imaginación; un honor y un placer.
      Nos leemos 🙂

      Feliz 2011!!!!

  4. bcnt02 says:

    Muchas Felicidades por tu quinto puesto y realmente he leído tu Casualidad, y la verdad es que me gusta. sigue disfrutando de la escritura, que nosotros seguiremos disfrutando de uno de los mayores placeres de la vida que es la lectura.
    Por cierto Felices Fiestas.

  5. Pingback: Grupoqs

  6. Pingback: Entropía | Diálogos de Libro

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano