Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Libros para llevar

Llegó el verano, el calor y el color, los días eternos y sus mágicas noches, las ansiadas vacaciones en la playa, en la montaña o en la ciudad… No importa dónde, todo brilla cuando dejamos de correr y recuperamos el tiempo, nuestro tiempo. Tiempo para todo lo que nos gusta y, como no, tiempo para disfrutar de la lectura.

lLibrosLlegó el verano, el calor y el color, los días eternos y sus mágicas noches, las ansiadas vacaciones en la playa, en la montaña o en la ciudad… No importa dónde, todo brilla cuando dejamos de correr y recuperamos el tiempo, nuestro tiempo. Tiempo para todo lo que nos gusta y, como no, tiempo para disfrutar de la lectura.

Y, ¿qué me llevo? Bueno, pues no es precisamente una cuestión baladí pero a lo mejor os ayuda esta pequeña selección.

Para empezar relajados, ¿qué os parece dejaros atrapar por los Ojos amarillos de los cocodrilos? Una novela fresca y actual. Con tintes de best seller y personajes demasiado estereotipados ─ lo admito─ es simplona, entretenida y fácil de leer, para pasar un buen rato sin complicarnos la vida con cuestiones metafísicas. La historia continúa con El vals lento de las tortugas por si os quedáis con las ganas de saber más. ¿Os digo la verdad?, yo tuve bastante con la primera. Su autora, Katherine Pancol.

La lluvia antes de caer. Veinte fotografías, unas cuantas cintas de cassette —sí, sí, de esas que a veces se enganchaban y se enredaban; esas cintas, hoy casi una reliquia, cuyo sonido nada tiene que ver con nuestros MP3— y una nota escrita por Rosamond. Tres elementos más que suficientes para que Jonathan Coe escriba una de las novelas más deliciosas que he leído en mi vida.

Un Auster, imprescindible. Me sirven casi todas sus novelas y todos sus personajes; me sirven sus detectives y sus escritores, me sirve su azar, su béisbol y su Nueva York… Me sirve este escritor. ¿La última? Sunset Park. En esta novela narra la historia de un misterioso y solitario joven, Miles Heller que tras abandonar su carrera, su familia y todo lo que le unía al pasado, ha conseguido vivir un presente continuo y plano.

Venga, una española. El tiempo entre costuras de María Dueñas es una novela escrita con ritmo y bien documentada. Pura ficción cargada de historia y personajes reales; evoca con cierta nostalgia una época colonial española muy poco tratada por nuestros escritores. Personalmente me fascina Tánger, sus calles y sus gentes, su cultura, el clima, el mar…

Y otra para recordar porque hay obras que se merecen una segunda ─y hasta una tercera y una cuarta─ lectura. Porque hay escritores que superan la genialidad y la magia. Porque el uso prodigioso del lenguaje y del término justo en el momento apropiado sólo están al alcance de los genios de la talla de Gabriel García Márquez. Porque cada vez que leas El amor en los tiempos del cólera descubrirás un nuevo matiz, un nuevo gusto y una nueva historia.

Reina, 18 de julio de 2011

6 Responses to Libros para llevar

  1. Justamente solo he leído el de García Márquez. Espero que tengas tiempo de leerlo todo. Besos.

  2. Pingback: Recomendaciones literarias para el verano - Tu Critica

  3. Javier says:

    Veo que vas a pasar unos días muy bien acompañada… ¡A disfrutar!

    Un beso

  4. Pingback: Escuela de invierno en Sevilla

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Leyendo a Clarice Lispector.

Clarice Lispector fue una mujer rodeada de misterio. De origen judío ucraniano, llegó a Recife (Brasil) con los dos meses de vida. Su condición de inmigrante, una madre enferma y la pobreza inicial de su familia definieron su mundo literario.

Ana M. Serrano

Marietta Robusti, la Tintoretta silenciada.

La biografía de Marietta Robusti es un enigma. Algo muy común en la historia del arte, habitualmente despoblada de mujeres. No porque no existan/existieran, sino porque el silencio ha sido y es una de las formas más eficaces de exclusión.

Ana M. Serrano