Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Libros para llevar

Llegó el verano, el calor y el color, los días eternos y sus mágicas noches, las ansiadas vacaciones en la playa, en la montaña o en la ciudad… No importa dónde, todo brilla cuando dejamos de correr y recuperamos el tiempo, nuestro tiempo. Tiempo para todo lo que nos gusta y, como no, tiempo para disfrutar de la lectura.

lLibrosLlegó el verano, el calor y el color, los días eternos y sus mágicas noches, las ansiadas vacaciones en la playa, en la montaña o en la ciudad… No importa dónde, todo brilla cuando dejamos de correr y recuperamos el tiempo, nuestro tiempo. Tiempo para todo lo que nos gusta y, como no, tiempo para disfrutar de la lectura.

Y, ¿qué me llevo? Bueno, pues no es precisamente una cuestión baladí pero a lo mejor os ayuda esta pequeña selección.

Para empezar relajados, ¿qué os parece dejaros atrapar por los Ojos amarillos de los cocodrilos? Una novela fresca y actual. Con tintes de best seller y personajes demasiado estereotipados ─ lo admito─ es simplona, entretenida y fácil de leer, para pasar un buen rato sin complicarnos la vida con cuestiones metafísicas. La historia continúa con El vals lento de las tortugas por si os quedáis con las ganas de saber más. ¿Os digo la verdad?, yo tuve bastante con la primera. Su autora, Katherine Pancol.

La lluvia antes de caer. Veinte fotografías, unas cuantas cintas de cassette —sí, sí, de esas que a veces se enganchaban y se enredaban; esas cintas, hoy casi una reliquia, cuyo sonido nada tiene que ver con nuestros MP3— y una nota escrita por Rosamond. Tres elementos más que suficientes para que Jonathan Coe escriba una de las novelas más deliciosas que he leído en mi vida.

Un Auster, imprescindible. Me sirven casi todas sus novelas y todos sus personajes; me sirven sus detectives y sus escritores, me sirve su azar, su béisbol y su Nueva York… Me sirve este escritor. ¿La última? Sunset Park. En esta novela narra la historia de un misterioso y solitario joven, Miles Heller que tras abandonar su carrera, su familia y todo lo que le unía al pasado, ha conseguido vivir un presente continuo y plano.

Venga, una española. El tiempo entre costuras de María Dueñas es una novela escrita con ritmo y bien documentada. Pura ficción cargada de historia y personajes reales; evoca con cierta nostalgia una época colonial española muy poco tratada por nuestros escritores. Personalmente me fascina Tánger, sus calles y sus gentes, su cultura, el clima, el mar…

Y otra para recordar porque hay obras que se merecen una segunda ─y hasta una tercera y una cuarta─ lectura. Porque hay escritores que superan la genialidad y la magia. Porque el uso prodigioso del lenguaje y del término justo en el momento apropiado sólo están al alcance de los genios de la talla de Gabriel García Márquez. Porque cada vez que leas El amor en los tiempos del cólera descubrirás un nuevo matiz, un nuevo gusto y una nueva historia.

Reina, 18 de julio de 2011

6 Responses to Libros para llevar

  1. Justamente solo he leído el de García Márquez. Espero que tengas tiempo de leerlo todo. Besos.

  2. Pingback: Recomendaciones literarias para el verano - Tu Critica

  3. Javier says:

    Veo que vas a pasar unos días muy bien acompañada… ¡A disfrutar!

    Un beso

  4. Pingback: Escuela de invierno en Sevilla

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano