Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Hablando de ARCO a toro pasado.

Teresa Margolles es un icono del arte contemporáneo latinoamericano (un filón, por cierto, de creatividad y trabajo a conciencia) que lleva más de tres décadas denunciando de manera explícita la violencia, especialmente la que sufren las mujeres en todo el mundo.

Sutura. Teresa Margolles

No voy a entrar en el debate sobre la censura, la (in)corrección político-artística o la libertad de expresión que salpicó de polémica las primeras horas de ARCO 2018. Tampoco voy a desmantelar la, en mi opinión, apología del selfie geolocalizado que protagonizaron una serie de artistas (y no tan artistas) para reivindicar la presencia femenina en los circuitos del arte actual.

Bajo el lema “estamos aquí”, el primer día de la feria (aún restringida para el público general) una marea de personas con el símbolo de la geolocalización a modo de diadema recorría los pasillos reclamando la visibilidad de las mujeres en la cultura. Se lamentaban (con razón) del silencio, del papel de musa, la ignominia, la infrarrepresentación. Respeto la acción, como respeto el resto de actos con tintes progre que tanta vergüenza ajena me provocan, pero no la comparto. El fin no puede ser más noble. El medio me chirría. Al margen de la procesión y el selfie indiscriminado con tufillo a postureo, ni una sola imagen, ni un solo nombre de mujer, ni una sola muestra del arte femenino expuesto ante las narices de todos se materializó en la protesta.

Lo tuve que buscar. Para eso estaba allí. Como la flâneuse destartalada que deambula por ferias, museos y galerías en busca de la emoción, lo encontré, por supuesto. Porque las tipas que se dejan la piel en un lienzo, en una fotografía, en un texto, para poner su pica donde corresponde, existen. Que nadie lo dude. La clavan donde más duele, en el corazón de todas las reivindicaciones. De las nuestras también.

Como la mexicana Teresa Margolles. Ella es un icono del arte contemporáneo latinoamericano (un filón, por cierto, de creatividad y trabajo a conciencia) que lleva más de tres décadas denunciando de manera explícita la violencia, especialmente la que sufren las mujeres en todo el mundo.

Nacida en Sinaloa en 1963, antes que artista fue forense en una de las regiones más violentas del mundo. Conoció de primera mano la laxitud oficial a la hora de recopilar, estudiar y conservar pruebas de crímenes. Conoció las morgues, el dolor, la injusticia social, el silencio, la represión, la marginalidad, el narcotráfico, la sangre, la atrocidad de los feminicidios de Ciudad Juárez.

Entre el caos del “futuro ideado por Chus Martínez —un desbarajuste colosal— y otros esnobismos propios de ARCO, me topé con la belleza de Sutura. Una fotografía de gran formato, cuya serenidad aparente esconde toda la brutalidad que Margolles disecciona en su obra. El escenario, una maravilla arquitectónica minimalista de principios del siglo XX, fue durante la II Guerra Mundial un centro de detención infame donde se hacinaban todos los colectivos —gays, trans, gitanos, judíos, prostitutas,…— que el nazismo y sus acólitos consideraban carne de Auschwitz.

En septiembre del año pasado, mientras visitaba el edificio (hoy parte del centro de estudiantes de la Universidad de Zagreb), la artista mexicana descubrió una línea de vías abandonadas del tren apenas visibles en el césped del exterior. Una cicatriz de hierro que le sirvió para entrelazar la historia siniestra de la construcción croata con el asesinato de tres prostitutas trasn en Ciudad Juárez.

En el sitio de esos asesinatos Teresa Margolles utilizó un lienzo húmedo para impregnar en él lo poco que quedaba del crimen: polvo, sangre, pelos o pequeños fragmentos de vidrio. Los miembros de la comunidad LGBTIQ de Zagreb cosieron las telas mexicanas en una sola mortaja mientras compartían y grababan sus propias historias personales.

El lienzo suturado, sostenido por los voluntarios croatas ante la bellísima inmensidad arquitectónica del pabellón francés de Zagreb, simboliza la violencia ejercida de manera incesante siempre contra las mismas personas. La denuncia incesante de una artista comprometida con la realidad social, la injusticia, la lucha por la igualdad.

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Leyendo a Clarice Lispector.

Clarice Lispector fue una mujer rodeada de misterio. De origen judío ucraniano, llegó a Recife (Brasil) con los dos meses de vida. Su condición de inmigrante, una madre enferma y la pobreza inicial de su familia definieron su mundo literario.

Ana M. Serrano

Marietta Robusti, la Tintoretta silenciada.

La biografía de Marietta Robusti es un enigma. Algo muy común en la historia del arte, habitualmente despoblada de mujeres. No porque no existan/existieran, sino porque el silencio ha sido y es una de las formas más eficaces de exclusión.

Ana M. Serrano

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un Nobel.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Mujeres en la historia

Marietta Robusti, la Tintoretta silenciada.

La biografía de Marietta Robusti es un enigma. Algo muy común en la historia del arte, habitualmente despoblada de mujeres. No porque no existan/existieran, sino porque el silencio ha sido y es una de las formas más eficaces de exclusión.

Ana M. Serrano

Historias de mujeres.

Hay tantas mujeres fascinantes, desconocidas, ignoradas, olvidadas, que a veces no sé por cuál empezar. Seguir, más bien.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano