Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Esa red social

Twitter, esa extraña red social

Twitter, sí…

Esa red social que -lo crean o no- solo comprenderán cuando estén en ella; no cuando entren no, sino cuando estén.

Hace tiempo les conté mis primeras experiencias tuiteras: cómo empecé, qué sentí, qué me encontré y, lo más importante, a quiénes descubrí: personas. Porque mi forma de entender Twitter es comunicar, comunicar ideas, intereses, sentimientos -¿por qué no?-, noticias, eventos… Lo que cada uno quiera y decida en cada momento. Pero comunicar es también y, sobre todo, escuchar, conversar, intercambiar, compartir. Si no son comunicadores dificílmente van a encontrar sentido a este chisme.

Pero claro, esa red social tan peculiar es también una lanzadera espectacular. El fenómeno Twitter (@pizcos) tiene una rapidez y una capacidad de transmitir impensables hace pocos años. Posibilidades de promoción y publicidad que muchos -empresas, negocios, medios de comunicación, profesionales, políticos, etc- han sabido ver y no todos aprovechar. Pero no es este mi tema, mejor se lo dejo a los conocedores que los hay y muy buenos.

Twitter se consolida, crece, se comenta en periódicos, revistas, radio y ¡oh cielos! en televisión.

Ya está el lío montado: famosos de prestigio, otros de no tanto y famosillos varios se lanzan como locos a crear su cuenta, a verificarla (@Twittboy)  y tuiteando, ¡que es gerundio! y pensando, o no -que también es gerundio, lo de pensar, digo- que esto es el escenario donde todos sus fans (cientos de miles de seguidores instantes después de hacer publi de su cuenta tuitera) les hacen la ola y ell@s siguen siendo l@s div@s, se permiten el lujo de decir todas las gilipolleces que se les ocurren. Pues no, señores, ¡no! Se acaban de olvidar de ese extraño proceso que es la comunicación. Se han olvidado de que en Twitter, además de las miles de personas que les seguirían ciegamente y hasta la muerte, hay más gente. Y esos otros hablan, opinan y lo que dicen -con muchísimo ingenio, en ocasiones- es tan viral y tan importante como las estupideces que estos famosillos propalan como quien no quiere la cosa y claro, se meten en unos charcos de impresión. ¡Vamos que se ahogan en su lodo!

¡Ojo! No estoy generalizando. No voy a citar a nadie, ni para bien ni para mal, pero hay personajes públicos tuiteando de una forma fantástica, a algunos -bueno a tres solamente- los sigo. Ellos y otros, a quienes no sigo pero de vez en cuando leo, han sabido salir bien airosos si en algún momento sus opiniones han suscitado polémica, pues su inteligencia -no su fama; inteligencia y fama no siempre van unidas- les permite cierto tipo de licencias que no aplaudo, pero tampoco critico. Allá cada un@.

Y se olvidan algun@s de est@s señor@s de que todo -a pesar de estar tan de moda eso del “todo gratis”, eso que tanto mal hace y lo digo sin acritud ni segunda intención- tiene un precio: su fama también.

Cuando parte del sustento diario es la fama hay que pensar antes de hablar -para el resto de los mortales es aconsejable, aunque no fundamental. Escribir en ciento cuarenta es jodido. Meter la gamba hasta la ingle es humano, es normal. Pero est@s señor@s que van de dioses y de “sobraos”, que tienen el ego más alto que los catorce “ochomiles” juntos no pueden decir tonterías de semejante calibre: los humanos se equivocan, los dioses no.

Si no son capaces de enfrentar su error dejen de ir de dioses, aprendan a comunicar o cierren sus cuentas de Twitter. Jugar con dos barajas está feo. Borrar tuits no vale, aclarar tal vez… Solo vale pensar antes de derramar sandeces y/o asumir y dar la cara después de haberlo hecho.

Yo también digo tonterías, tremendas y muchas, pero no vivo de ello. A la fama me refiero.

Reina, 2 de febrero de 2011

3 Responses to Esa red social

  1. Pingback: Tweets that mention Esa red social | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Javier says:

    Es verdad que hasta que no estás no entiendes lo de twitter.
    Gracias a su inmediatez cualquier mensaje, por banal que sea, llega a todos los rincones pero también, para bien o para mal, es efímero.
    Es un sistema de comunicación más y, como tal, hay que cuidarlo.

    Un beso

  3. Reina says:

    🙂 Sí, es efímero; bueno siempre que los tuits no terminen abriendo telediarios, xddd.

    Ahora en serio, creo que Twitter tiene algo especial, es una herramienta de comunicación increíble y, bien empleado, puede aportar muchísimas cosas buenas. Tú precisamente lo sabes bien y lo empleas genial.

    Es un placer tenerte cerca, poder contar contigo y participar en tus iniciativas.

    Besos!!!

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano