Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

El abuelo

 

El abuelo, joven aún, es un hombre curtido por la experiencia, endurecido por una vida difícil y la absurda educación de una época oscura; un hombre de esos que no lloran, que no expresan, que se comen sus sentimientos… Un hombre de abundante pelo canoso y pocas arrugas en torno a los ojos, ni siquiera en la frente, salvo una profunda: la del eterno ceño fruncido. Aunque esa debía tenerla ya a los veinte años -piensa el niño que lo mira sonriente y divertido mientras el abuelo le echa bronca por llevar los cordones desatados. 

Los cordones desatados… A ver, abuelo que ahora se llevan así, ¡que lo otro es de frikis! Ríe y su risa suena a cascabeles, y  su mirada ingenua y limpia se clava en los ojos del abuelo. Su voz cantarina lo desarma, ya no hay ceño -bueno, sí hay ceño pero difuminado por la amplia sonrisa que ilumina la cara del hombre recto y recio. 

Porque el nieto, un niño aún, mantiene la ternura de una infancia feliz, de una vida segura y sosegada, de un mundo donde las lágrimas no está prohibidas y menos aún las risas. Un niño acostumbrado a abrazar y a ser abrazado, a besar, a sentir, a dejar fluir, a fluir. 

Y la mano áspera y nudosa del abuelo alborota la melena del niño. ¡A ver si tus padres te llevan a cortar ese pelo, que pareces una chica! Y el niño se ríe de nuevo y su risa se confunde con el tañir de las campanas de la iglesia. Y con su manita sonrosada y redonda agarra la mano de su abuelo, morena y con alguna mancha oscura, de esas que salen con el paso del tiempo. ¡Ay!, que me despeinas. 

Y ambos se miran, se sonríen; y ambos  observan ese lunar situado justo debajo del ojo derecho, casi en el pómulo… Idéntico lunar en la mejilla atezada del abuelo y en la carita lozana del nieto. 

                          _Te quiero, abuelo 

Y el abuelo, con la mirada algo velada por la emoción que ya no trata de disimular, siente que su vida vale la pena, que todo ha valido la pena, que el mundo es un lugar donde le gusta estar. 

Reina, 8 de octubre de 2010 

@senovilla_jfs @artecar24: ¡Gracias amigos por vuestra iniciativa! 

  

Los abuelos siempre han convivido con sus nietos, siempre han estado ahí  pero ahora que estan de moda es precisamente cuando más solos se encuentran, más abandonados y menos respetados. No lo merecen, nadie lo merece. #Convivencia 

9 Responses to El abuelo

  1. Pingback: Tweets that mention El abuelo | Diálogos de Libro -- Topsy.com

  2. Muy tierno tu relato y muy necesario para esta sociedad que a menudo olvida a nuestros abuelos. Me has recordado al mío. Besos

    • Reina says:

      Es una relación muy especial y muy diferente a cualquier otra y es una suerte haberla disfrutado alguna vez; recuerdos imborrables. Gracias Marcos, siempre. Besos 🙂

  3. senovilla says:

    Emocionado me quedo con tu aportación.

    Gracias por todo querida Reina.

    Un abrazo con beso incluido.

    • Reina says:

      🙂 ¡Gracias a ti! Ha sido un placer poder participar. Seguramente no he leído todo lo que se ha escrito hoy, pero me ha encantado ver que cada uno de nosotros lo ha hecho con el corazón, con su propio estilo, con sus ideas, sobre un aspecto diferente. La convivencia es tan amplia, da para tanto, cualquier ámbito, cualquier situación, todo es cuestión de convivir, de respetar y de tolerar. Ojalá no lo olvidemos.

      Besos y abrazos 😉

  4. Cristina says:

    Emotivo y muy bonito. Me alegro de leerte. Este es uno de los muchos y magníficos artículos publicados en este día especial. Un saludo

  5. lisebe says:

    Mi querida amiga que bonito relato para la iniciativa que nos une a nuestro amigo Senovilla Y A TANTOS AMIGOS BLOGUEROS ESTOS DIAS, y tanto que los abuelos y los padres, nietos, hasta bisnietos, tienen que aportar mucho y han aportado mucho a esta sociedad.

    UN BESO MI QUERIDA REIN@

  6. Gnómada says:

    … Hola =)

    Te dejaría un comentario interminable describiendo lo mucho que me ha gustado tu aportación a esta iniciativa Convivencia; pero, casualmente… hace no mucho publiqué un post que está directamente relacionado con el hilo argumental del relato de tu entrada. Sé que es mucho pedir, pero te aseguro que no te arrepentirás… te dejo un enlace directo. Si no quieres leer, no pasa nada; lo importante es que veas el vídeo…

    http://pensamientoaccesible.blogspot.com/2010/08/barreras-gaussianas.html

    Espero que sirva como respuesta =)

    Un saludo!

  7. Pingback: Imagen social y Hoteles 2.0-Blog de Rafael Martínez | Conviviendo

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano

Relatos

Amanecer.

Callejones de suburbio. Rejas oxidadas en las ventanas, algún que otro cristal roto, muros desconchados, telefonillos quemados, cabinas reventadas, broncas y jeringuillas.

Ana M. Serrano

Sospecha – II.

Aunque se esforzaba por adivinar cómo había llegado hasta allí, solo veía una luz irreal, la nieve amontonada a ambos lados de la acera, la indiferencia del policía

Ana M. Serrano

Intrusos.

La primera vez que los vi un grito de terror se ahogó en mi garganta. Fue la noche del 16 de septiembre.

Ana M. Serrano

Sospecha. I.

La noche del 19 de noviembre, el silencio reinaba en el pequeño hotel de Kitzbühel. Anke dormitaba apoyada sobre el mostrador…

Ana M. Serrano