Diálogos de Libro

Si hay poesía subterránea en mis palabras, solo tú lo sabes. En ti ha de acabar, puesto que fuiste tú su origen. José Hierro

Menu

Cómo hemos cambiado

Ahora las suscripciones a tu blog, al mío y al de casi todos —digo casi porque las excepciones, como las meigas, existen— son el regalo del día. Igual que los comentarios. Abres tu página, le echas un vistazo y de pronto, ¡ah, el milagro!, ¡tres comentarios!, ¡dios mío, increíble! Y te afanas en contestar. ¡Te hacen ilusión hasta los spam!

Hace tiempo, no mucho tiempo, más bien poco, tenía un blog. No este blog, otro distinto, no sé si mejor o peor, sólo distinto —bueno, creo que peor. Venga, vamos a dejarlo en peor.

Sin embargo las suscripciones me llegaban a diario, los seguidores —odiosa palabra, prefiero lectores, amigos…, eso de seguidores no me seduce— eran numerosísimos, los comentarios pasaban de cincuenta y hasta de sesenta, algunas veces tardaba más en contestar a todos que en escribir una entrada nueva. Y escribía peor, mucho peor que ahora, porque el tiempo, la práctica y, sobre todo, las ganas nos hacen mejorar, superar muchas dificultades y aprender.

Pero no he venido a hablar de mi blog, no. He venido hablar de Twitter.

En ese tiempo no tenía perfil en Twitter, es más, ni siquiera sabía que “eso” existía y el tal Facebook no me gustaba. Hoy sigue sin convencerme, pero tampoco he venido a hablar de Facebook.

He venido a hablar sobre el cambio que ha supuesto este medio, Twitter, en nuestra forma de actuar, de leer y de compartir.

Ahora las suscripciones a tu blog, al mío y al de casi todos —digo casi porque las excepciones, como las meigas, existen— son el regalo del día. Igual que los comentarios. Abres tu página, le echas un vistazo y de pronto, ¡ah, el milagro!, ¡tres comentarios!, ¡dios mío, increíble! Y te afanas en contestar. ¡Te hacen ilusión hasta los spam!

Y me pongo a pensar. ¿Qué ha cambiado? Y yo, ¿qué hago, cómo actúo? Pues igual que los demás.

Antes, en ese tiempo no tan lejano, pasaba horas dejando mis impresiones y comentando en los blogs amigos. En cambio, ahora, hago un retuit. Y no sólo eso, ahora espero (esperamos) el correspondiente tuit para leer la actualización de las páginas de mis amigos. ¡Ni readers ni suscripciones ni comentarios ni leches! Para leer esperamos el tuit y hemos convertido el retuit en el mejor de nuestros comentarios.

Y nos hemos adaptado tan bien y tan fácilmente que no reparamos —o sí— en las diferencias, y el RT de hoy nos hace tanta ilusión como el comentario de ayer.

Hemos cambiado, ¿o no?

Reina, 12 de mayo de 2011

10 Responses to Cómo hemos cambiado

  1. Fatima says:

    Bueno subsanado el problemilla ahora ya puedo comentar.
    Efectivamente Ana, esto ha cambiado considerablemente en los últimos meses. Creo que el crecimiento exponencial que están experimentando las Redes Sociales y la cantidad de información que fluye por la red a diario nos impide ser mas meticulosos y por tanto muchas veces se nos escapan cosas o no tenemos tiempo material para comentar.
    Lo peor de todo es que a veces se retwitean post que ni siquiera se han leído. Esperemos que no se convierta en una práctica habitual porque se pierde todo el valor.
    Como tu,cuando encuentro un comentario en mi blog me pongo contentisima,como dije en alguna ocasión es una tarjeta de visita.
    En fin los tiempos evolucionan y hemos de adaptarnos.
    Abrazos

    • Reina says:

      Ohhhh!!! Gracias por venir 😉

      Hemos cambiado todos, bueno mejor dicho, han cambiado nuestros hábitos y nuestra forma de compartir en la red. Es cierto que determinadas redes sociales -tampoco me gusta llamarlas así, pero es lo que hay- nos proporcionan tanta información y tan interesante que pasamos más tiempo leyendo y menos comentando. Seguro que es por falta de tiempo y no de ganas y el RT se ha convertido en un gran “comentario”.

      También es verdad que debe haber personas que ni siquiera leen lo que retuitean y eso, como bien dices, es una pena. También espero que no se convierta en lo normal pues en ese caso perdemos todos.

      Un beso grande y mil gracias 🙂

  2. Javier says:

    Creo que por esta fase estamos pasando muchos y están pasando nuestros blogs…
    Twitter se nutre, y se está poniendo bien gordo, de los blogs.

    Ya tienes otra comentario y si te ha hecho ilusión … “miel sobre hojuelas”.

    Un beso

    • Reina says:

      Hola Javier!!!

      Se nota muchísimo el cambio; en muy poco tiempo y casi sin darnos cuenta hemos ido modificando nuestras costumbres y Twitter se ha convertido en un medio muy rápido para “saber” qué pasa y leer.

      Un comentario tuyo siempre me hace y me hará ilusión, es un placer; y tus RT`s también :DDDD

      Un besazo 🙂

  3. Hola Reina. Llevo días intentando escribir un comentario en este blog y no sé por qué razón no me dejaba el sistema. Nada, te decía que yo no tengo twitter. Pero hoy defo rectificar porque después de leer tu entrada abrí una cuenta twitter pero no tengo ni idea de qué hacer ni cómo manejarla. Tendré que investigar. Besos y twits de esos…

    • Reina says:

      Hola Marcos!!!

      Tuve un problemilla técnico, una tontería sin importancia que tardé un rato en descubrir, pero como ves ya está arreglado.

      ¿En serio has empezado con Twitter? ¡Uy, qué bien! Al principio te va a parecer una cosa muy rara y muy “lioso”…

      Dime tu nick y te sigo y te cuento y te ayudo en todo lo que sepa y pueda.

      Besos 🙂

  4. Julio says:

    ¡Hola! Muy chula la bitácora. Me gusta mucho el diseño por lo elegante, aunque soy más de colores claros.

    Está muy bien que sigas escribiendo porque además cada vez, como dices aquí, lo haces mejor.

    Yo creo que sin cambio no hay evolución y habrá que avanzar, digo yo. ^_^

    Un besote.

    • Reina says:

      Hola Julio!:

      Que alegría verte de nuevo por esta casa 🙂

      Pues sí, claro que seguimos escribiendo y disfrutando de ello y de Twitter y de los cambios…, y de todo.

      Muchas gracias tu comentario; es un auténtico placer.

      Besos 😉

  5. ozonosport says:

    Cuando las redes sociales crecen en progresión geométrica, como está sucediendo, entraan en ellas cuentas que , teniendo el mismo derecho que tu y yo, entran con fines mas perversos, a veces con robots de envio de twits. Otras veces tienees ante tus ojos la frivolidad de conversaaciones quee no son dignas ni de hablarse en privado, cuanto menos en público. Están convirtiéndose en puro mercadeo.
    Respecto al retwit, yo lo hago para hacer refrencia a laa persona que originó el twit, pero n efecto hay muchísimo retwit de mercadeo también. Lo importante es que personas como tú también están aqui, y tenemos la suerte de encontrarte entre tanta jauria.

    • Reina says:

      🙂

      Muchas gracias por tu paseo y tu comentario.

      Las redes sociales son la mismísima realidad con una pantalla delante (o detrás); tan reales como la vida misma, hay de todo sólo que las posibilidades (tanto las buenas como las malas) se multiplican por “n”. Lo que no vale la pena pues ni comentar merece, sin embargo estas redes y Twitter en particular, abren puertas y ventanas que antes nos estaban vedadas. Yo me quedo con la parte buena , que es mucha.

      Un abrazo y mil gracias por compartir 🙂

Newsletter

La forma más sencilla de estar al día de todo lo que se publica en Diálogos de Libro.

Puedes ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos.

Artículos

Zenobia Camprubí: el cerebro a la sombra de un ególatra.

Zenobia Camprubí fue una mujer adelantada a su tiempo. No sólo tuvo una habitación propia, era dueña de varios pisos que alquilaba a extranjeros y de un negocio de arte, decoración y antigüedades, daba clase en la universidad, entraba y salía a su antojo salvo cuando los ataques de pánico de JRJ se lo impedían.

Ana M. Serrano

Lucia Joyce: la bailarina arco iris.

Lucia Anna Joyce nació en 1907, en la sala para indigentes de un hospital de Trieste. En aquel momento sus padres, James Joyce y Nora Barnacle, vivían en Italia como refugiados tras huir de las miserias de Dublín.

Ana M. Serrano

Cada país alimenta a sus bestias.

Tanto en la jurisprudencia como en el criterio de un juez caben todos esos prejuicios machistas de los que se nutren las diferentes manadas patrias. En España alimentamos a nuestras bestias con el pienso de la humillación femenina.

Ana M. Serrano

El espíritu indomable de Edmonia Lewis.

Edmonia Lewis llevaba en el ADN la fuerza de la raza, el amor propio y la insumisión de los inconformistas. Le costó humillaciones, claro. Muchas. También sangre.

Ana M. Serrano

Corazón dividido.

Con el corazón dividido afronto este año la jornada del 8 de marzo. Porque de un tiempo a esta parte siento que nos manipulan. Que estamos cayendo en una nueva trampa ideológica que desvirtúa el concepto feminismo y que no sólo nos arrastra, nos perjudica.

Ana M. Serrano